Bebés de alta necesidad

Doce características de un bebé con alta necesidad

Intensidad: Estos bebés ponen más energía en todo lo que hacen: lloran muy alto, comen vorazmente, sonríen con gusto y protestan con más fuerza si sus necesidades no son cubiertas a su satisfacción.

Hiperactivo: Relacionado con la intensidad arriba referida. Causa hipertonía muscular. Les va por ello muy bien el contacto físico, que les relaja.

Absorbente: ¿Sientes que tu bebé te “chupa” toda tu energía?

Mama frecuentemente: Eso significa que hay días que dudas ¿me habré convertido en un chupete humano? o que puede llegar a mamar cada hora, o cada 20 minutos, o cada… nadie le dijo a este bebé que los bebés maman con regularidad

Demandante: Si sientes que nunca llegas lo suficientemente rápido junto a él, sus demandas tienen un carácter de “urgencia” exagerada y a las 5 de la tarde todavía no te has podido duchar por atenderle.

Despertares frecuentes: Un bebé que necesita más de todo menos dormir; se despierta cada hora, por la noche puede ser desesperante. Y como se te ocurra toser o estornudar allí estará con sus ojitos abiertos.

Insatisfecho: Has probado todo y nada funciona ¿seré una madre incompetente? No, estos bebés son así, tendrás que jugar a prueba y error constantemente. cuando atines con lo que le pasa, no te olvides de felicitarte.

Impredecible: Lo que ayer funcionaba hoy no sirve. Vuelve a leer el punto anterior y deja de pensar qué estás haciendo mal.

Hipersensible: Se excita con cualquier cosa. Están siempre en estado de alerta, ruidos normales les sobresaltan. Muy empáticos.

Piel con piel: No les basta con que mamá esté cerca, quieren tocarla, así que quieren brazos, dormir con ella… extraen del entorno el máximo contacto físico posible.

No se calman solos: No solo necesitan ayuda para dormirse, como cualquier bebé; también la necesitan para seguir dormidos.

Sensible a la separación: La canción “Only you” es su tema favorito. Parecen vivir en una eterna fase de angustia de separación.

Veintiún consejos de superviviencia

Considera tus necesidades: Tú también tienes tus necesidades, por resumir: una madre muerta no le será de utilidad a tu bebé, luego no te olvides de ti. Haz una lista con tus necesidades y otra con las de tu bebé. Encuentra modos de satisfacer c9sas de las 2 listas a la vez. Ej.: pasear con bandolera te permite satisfacer tu necesidad de salir fuera de casa, y la del bebé de estar en contacto contigo.

Permite al bebe alguna frustración: Estar disponible constantemente forma parte del contrato bebe-madre, pero una madre resentida o mártir verá mermada su competencia y no ayudará al bebé en su desarrollo. Una vez que conozcas tus límites, estarás motivada para encontrar el modo de atender a tu bebé y él captará pronto el mensaje: la vida es más agradable cuando mamá es feliz.

Haz del dormir una prioridad: Duerme cuando tu bebé duerma y resiste la tentación de ponerte a arreglar la casa.

Practica la escritura terapéutica: Escribir te dará oportunidad de revisar cuales son tus sentimientos acerca de ti, tu bebe y tu maternidad. Haces revisión de tus procedimientos y evalúas que funciona y que no.

Se positiva, busca las cualidades de tu bebe: Todas esas características tan “negativas”… son semillas que bien regadas se convertirán en cualidades positivas. Tu bebé sabe lo que necesita y sabe pedirlo. Disfruta de que quiera estar tanto tiempo contigo. Mama tan frecuentemente que eres toda una experta en lactancia… Una vez que has empezado a ver las cualidades de tu bebe, la maternidad se hace mucho más fácil y llevadera.

Se paciente: Una flor no se hace y se abre en 2 días. Y aunque no puedas hacer nada más de momento, a tu bebé ya le sirve el hecho de que esté “ahí” con él.

Céntrate en lo importante: Déjate llevar por la corriente de los acontecimientos, céntrate en lo importante y no pierdas energía con pequeñeces.

Aviso sobre familiares y amigos: Uno de los puntos más difíciles de manejar son las críticas constantes de familiares y amigos que no saben nada de este tipo de niños y consideran que son “malos” y que vosotros no lo estáis haciendo bien. ej: “es muy demandante“, pues respondes “no, es que sabe lo que quiere y es muy entusiasta pidiéndolo“. Remarca sus cualidades ante otros.

Date cuenta de que tu bebe es único: Olvídate de esquemas preconcebidos y mira como es el bebé que tienes realmente. Intentar que se adapte a esos esquemas te hará perder eltiem0po miserablemente. Céntrate en encontrar las estrategias que funcionan con tu bebé.

No lo compares con otros bebes: Es fácil concluir que lo estás haciendo mal cuando tu bebé no duerme tanto como los otros bebés, o no se está quietecito como los demás. Tu bebé tienes unas características, nada más, que no son ni buenas ni malas en sí mismas. Pasa de etiquetas.

Sal de casa: Para un bebé el hogar es donde esté mamá. El espacio abierto del parque permite al bebé desfogarse y a la mamá relajarse.

Si te resientes haz cambios: ¿Empiezas a estar resentida con tu bebé, tu maternidad…? Introduce algún cambio en tu estilo de maternidad que te permita salir de ahí. Continuar con un estilo que funciona para tu bebé pero no para tí al final no funcionara para ninguno de los dos.
Consigue ayuda: Pronto te darás cuenta de esto. Averigua con quienes puedes contar y para qué.

Encuentra un grupo de apoyo o crea uno: Rodéate de padres que estén pasando por lo mismo. Podréis intercambiar trucos, ideas… Y recibir apoyo sin ser juzgados.

Tareas compartidas con el padre: Una maternidad que involucre al padre aportará: a ti, una ayuda muy necesitada; al padre, estar más cerca de su bebé y desarrollar sus propias técnicas parentales; al bebé, variedad de técnicas que le hacen sentirse bien, y que sólo el padre le puede dar.

Planifica por anticipado: Aprende a anticiparte a las necesidades de tu bebé, lo máximo que puedas, para evitar las dificultades en la medida de lo posible. Después de unos pocos meses sabrás a qué horas tu bebé es más manejable y podrás planificar tu día en función de esto.

Mira a largo plazo: ¡No va a durar siempre! Y si no te obsesionas, verás como sí hay progresos.

Mira con los ojos de tu bebe: Tu hijo se derrama el zumo sobre la camiseta cuando vais a salir. “Qué oportuno, qué desastre…” esas son las consideraciones desde el punto de vista adulto. En lugar de seguir rumiando sobre ellas ponte en el lugar de tu hijo y considera los efectos de la situación sobre él. Un cambio de camiseta desde una postura relajada te hará perder menos tiempo que si le abroncas, se pone a llorar, le cambias la camiseta de malos modos y terminas consolándole. Y tu hijo agradecerá tu comprensión.

Cambios grandes, gradualmente: Estos bebés son lentos para adaptarse a los cambios. Ej. Una mudanza. Prepárale para el cambio enfatizando lo positivo: nuevo cuarto, nuevos amigos, nueva escuela, un bonito parque cerca de casa… Déjale ayudarte a preparar los paquetes de la mudanza. Empaqueta sus cosas las últimas y desempaquétalas las primeras. Espérate alteraciones en su comportamiento por el estrés de la mudanza. Cuanto más rápido vuelva todo a la normalidad, antes volverá su comportamiento a ser el antes.

Tu eres también una madre con altas necesidades: Así que necesitas: más comprensión, más coraje, más ayuda y menos críticas. En realidad “Alta Necesidad” no se refiere solo al bebé, sino que describe las relaciones bebé-`padres. “Familia de Alta Necesidad” lo describe mejor.

No es culpa de nadie: Tener un bebé de alta necesidad no es algo problemático realmente. Tu bebé tiene su personalidad y tú tienes la tuya. La clave está en acoplarlas para no andar chocando continuamente.

Estudia a tu bebe: Un padre sabe un montón acerca de la paternidad…respecto de sus propios hijos, pero eso no significa que te sirva a ti. Un profesional sabe mucho por la interacción con muchos padres e hijos. Muchos consejos, y unos los encontrarás más útiles que otros. Olvídate de artículos tipo “10 formas fáciles de ser mamá”. Observar a tu bebe, anticipar sus necesidades, usar tu intuición hasta que tu empatía te sincronice con tu bebé, te llevará a no necesitar consejos y a confiar en ti misma.

Cinco razones por las cuales duermen diferente

¿Qué hace que los niños de alta necesidad necesiten más de todo menos dormir? Me preguntó una vez una madre cansada. Hasta que nosotros tuvimos un bebé con alta necesidad, yo habría aventurado que estos bebés estarían exhaustos al final del día y necesitarían verdaderamente dormir más, ciertamente como les sucede a sus padres. Un padre agotado una vez me dijo: “Cuando se duerme, yo soy un padre con alta necesidad”. He aquí porqué los bebés con alta necesidad duermen diferente.

Temperamento diferente

El mismo temperamento tenso que durante el día les causa necesidad, durante la noche les causa inquietud. Estos bebés sobreexcitados son diferentes de día y de noche. Su naturaleza hipersensible durante el día se conserva en sus hábitos de dormir durante siestas y noches. Su aguda conciencia y curiosidad acerca del ambiente que les rodea les conduce a mantenerse despiertos y conscientes durante la noche. Parece como que estos bebés tuviesen una luz interna que permanece encendida durante el día y que no es fácil desconectar durante la noche.

Diferente barrera de estímulos

Todo el mundo se lo pregunta: ¿porqué algunos bebés se duermen y permanecen dormidos en medio del ruido de una fiesta y otros se despiertan cuando pasas de puntillas junto a sus cunas?.Esto es porque los bebés tienen diferente barrera de estímulos, que es la habilidad de bloquear los estímulos sensoriales molestos. Algunos bebés tienen la asombrosa habilidad de bloquear su percepción cuando está sobresaturada, como si pudiesen concluir: “no puedo manejar toda esta conmoción, mejor desconecto”. Y entonces caen dormidos. Los bebés con alta necesidad no pueden hacer esta retirada y confiar en dormirse cuando están sensorialmente sobresaturados. Y lo que hacen es reaccionar de modo exagerado.

Esta inmadurez de la barrera de estímulos no solo les impide irse a dormir, sino también mantenerse dormidos. Bebés con una barrera de estímulos más madura pueden soportar una ligera molestia como la producida por tener algo de frío, algo de calor, un poco de hambre o estar solos un rato. Estas molestias nocturnas despiertan a los bebés con alta necesidad.

Ella siempre ha tenido un sueño extremadamente ligero. Tengo que desconectar el teléfono, no hacer uso de la cisterna, que no cruja ningún suelo o mueble, no toser ni estornudar. A veces siento como yo dejo de respirar y entonces ella cae dormida. Yo no puedo hacerlo de otra manera, esté sentada o dejando de pasearla, yo la sostengo hasta que está profundamente dormida.

Transiciones diferentes

Los bebés con alta necesidades no hacen las transiciones fácilmente. Ellos no admiten los cambios de buena gana. Pasar de los brazos al asiento del coche o al carro de la compra es duro para ellos. Pasar del estado de vigilia a dormir es el mayor cambio de conducta, y ningno de estos bebés puede hacerlo sin un montón de ayuda. Mientras otros bebés tú los pones en la cuna y permanecen dormidos, los bebés con alta necesidad deben antes estar profundamente dormidos para que esto suceda. Incluso bebés con alta necesidad ya mayorcitos. Sus mentes están tan aceleradas a la hora de ir a dormir (la hora que tú asignas para ello) que ellos no pueden desacelerarlas sin la ayuda de los padres.

Necesidades nocturnas diferentes

Los bebés muy pequeños emplean gran parte de su tiempo de sueño en una fase de sueño ligera llamada REM por lo cual ellos se despiertan con facilidad. Por la noche los bebés alternan fases de sueño ligeras con fases de sueño más profundas, cambiando de sueño ligero a sueño profundo para volver al sueño ligero otra vez, en ciclos que duran aproximadamente una hora. Cuando hacen la transición del sueño profundo al sueño ligero los bebés atraviesan un período vulnerable en el cual es más fácil que se despierten. En bebés más maduros el período de sueño profundo se alarga, de manera que entre el cuarto y el sexto mes, ellos ya duermen largos períodos de sueño profundo. Los bebés con alta necesidad parecen tomarse más tiempo en madurar en este aspecto. Ellos son más propensos a despertarse en este período vulnerable entre fases, aunque luego parezcan estar totalmente “borrachos“ en la fase de sueño profundo. Eventualmente estos bebés pueden estar más tiempo en la fase de sueño profundo aunque no “duerman de un tirón” toda la noche, como rápidamente hacen bebés menos sensibles.

Yo rápidamente caí en la cuenta de que el problema de sueño de mi bebé era en realidad un problema de la sociedad, por culpa de sus expectativas acerca de lo que debería dormir un bebé por la noche. Mi problema era que ella no siempre dormía de acuerdo a mis expectativas o a las de las normas culturales.

Tómatelo con calma. Intentar meterle prisa a tu bebé para dormir es algo destinado al fracaso porque los bebés duermen diferente que los adultos. En los primeros meses, a fin de alargar esa fase de sueño profundo, los bebés pasan a una fase de sueño ligero que dura 20 ó 30 minutos. Si en este período tratas de dejarle en la cuna muy probablemente se despertará. Necesitas seguir con tu ritual hasta que el bebé esté profundamente dormido. He aquí como saberlo: Mira su cara y sus extremidades. Si su boca está aún haciendo gestos o muecas, sus ojos parpadean y sus brazos están flexionados con los puños apretados, el bebé está aún en la fase de sueño ligero. Una vez que la cara del bebé sea inexpresiva, con los ojos y la boca quietos, las extremidades sueltas y las manos ampliamente abiertas (a esto lo llamamos signos de músculos relajados), sucede que está en la fase de sueño profundo, y puedes poner a tu bebé en su cuna y salir con cautela. Esta es una de las muchas facetas de la paciencia que los padres que cuidan a sus bebés deben aprender.

Características nocturnas diferentes

Demandar constante contacto físico y no ser capaces de consolarse a sí mismos son características de los bebés con alta necesidad durante el día. Ellos también tienen características nocturnas diferentes. Los bebés con alta necesidad demandan día y noche todo lo que les pueda dar sensación de bienestar, lo cual a menudo significa dormir en contacto físico con alguien, preferiblemente la madre. Ellos no se rinden ante ningún intento por sacarles de los brazos de su madre, incluso aunque se trate de una muy necesitada siesta. Parece que ellos necesitan un ambiente pseudo-uterino tanto de día como de noche. Pero para ser inconsecuente, según un bebé con alta necesidad vaya siendo mayorcito, la cercanía nocturna puede estimularles y despertarles mientras está cerca de la madre. Los bebés con alta necesidad tienen a menudo un alto grado de angustia de separación, el cual puede contribuir a crear problemas a la hora de ir a dormir.

Él no puede acomodarse durmiendo cerca de mí. Él tiene que dormir sobre mí.
Sentimiento F-L-E-X-I-B-L-E
Durante los primeros años de crianza de nuestra bebe de alta necesidad, yo tuve que oír a Martha usar el término “flexible“ cientos de veces. Flexible es exactamente lo que los bebés de alta necesidad hacen por y para sus padres. Aunque esta poderosa palabra tiene un doble significado, uno positivo y uno negativo. La crianza de un bebé de alta necesidad te fuerza a abarcar más, reevaluar prioridades (incluso cambiar de profesión), madurar tus pensamientos acerca de los bebés y volverte flexible y creativo más allá de lo que nunca soñaste.

Dependiendo de tu actitud hacia la crianza de un bebé de alta necesidad, el apoyo que obtengas, y los recursos internos de que dispongas, repetir flexible puede incluso distenderte como una goma, o hacerte resistente como un músculo. Sí, tú tienes que volverte flexible, casi elástico momento a momento en cada decisión de alta necesidad, aunque ¿hasta que punto tienes que evitar ser flexible para no romperte?. La maternidad es el más estresante trabajo que nunca has tenido. Es continuo. La dirección de la energía se dirige constantemente hacia fuera. Aún sin desafíos, ninguno deja de crecer en sus profesiones, especialmente los padres. La clave está en conseguir ser resistente como un músculo, no flojo como una goma dada de sí. Tu vida nunca será igual. Recuerdo a unos padres cansados decir una vez en mi despacho: “Yo seré feliz cuando esta etapa de alta necesidad pase y nuestras vidas vuelvan a ser normales”. Yo es recordé que como padres, desde ahora en adelante esta sería su vida normal. Hacerse padres es como ponerse un par nuevo de pantalones. A través del uso continuado, tú estiras la cinturilla, y gradualmente los sientes más cómodos; y los pantalones, como la vida, nunca vuelven a ser los mismos.

Confidencias de una madre flexible

“A veces yo pinto un cuadro más bien desagradable de este bebé de alta necesidad. La realidad es todo menos desagradable. Por supuesto yo ando muy privada de sueño y me exaspero cuando no consigo pasar de querer hacer las cosas. De cualquier modo Katherine es la persona más fascinante que he conocido nunca. Ella es extremadamente inteligente y aunque es demandante, parece tirar de la gente hacia ella. Sus abuelos están completamente cautivados con ella. La vida nunca es aburrida con sus pequeñas cosas. Ella está “on” casi todo el tiempo. Ella me ha enseñado a tener paciencia. Yo he aprendido muchas cosas porque me ha supuesto un desafío el encontrar nuevos modos de manejar sus demandas. He aprendido a disfrutar de la enorme cantidad de tiempo usado con ella. Curiosamente, No me gusta estar lejos de ella más de un par de horas. Mis amigos no pueden entender porqué no quiero más descansos lejos de ella. Parte de las razones por las que no quiero permanecer demasiado tiempo alejado de ella es que tendré que “pagar” por ese tiempo que he estado apartada teniéndola colgada de mí amamantando más. Pero en su mayor parte es porque yo prefiero tenerla conmigo ya que disfruto tanto de su compañía.

Manejando las críticas

Tener un bebé de alta necesidad puede convertirte en objeto de críticas. Para protegerte a ti y a tu bebé de advertencias no deseadas e inútiles, prueba estas sugerencias:
Mantén tus quejas en la privacidad
Haciendo públicas tus quejas te expones a ser criticada. Escoge cuidadosamente a quienes te quejas. No preguntes si no quieres respuestas. Si tu miseria necesita compañía, busca los oídos de aquellos amigos que piensan igual que tú y comparten tu filosofía de crianza, preferiblemente aquellos que también tengan bebés de ata necesidad.

Protégete a ti misma

Si tus críticos concluyen que te estás marchitando, ellos se sentirán impelidos a inundarte de consejos. Ellos pueden asumir que tu bebé es una carga para tí y que en realidad necesitas una pausa sin tu bebé. Mantén la cinta en marcha: “Actualmente, yo adoro tener a mi bebé conmigo todo el tiempo”. En efecto tu estás dándolo a entender “Estoy bien, no necesito tu ayuda, gracias.” Por supuesto, si hay otros tipos de ayuda que tú necesitas -con la vajilla, abrir una puerta- ahora puede ser un buen momento para pedir ayuda.

Respuesta ingeniosa para aguafiestas
Los bebés no pueden echarse a perder… sólo ser nutridos“. “Los bebés, como la comida, sólo se echan a perder si son dejados sin atención en una estantería”.
Protege a tu bebé
Es fácil para tu bebé que su autoimagen se vea afectada por los comentarios de amigos y familiares. No permitas que te restrieguen valoraciones negativas acerca de tu bebé. Si eres invitada a una casa donde sabes que tu bebé será bombardeado con el mensaje “¿porqué tú no eres como los demás niños?”, no vayas. No discutas acerca de las características de tu bebé en casa si él puede oírte.

Pienso que mi bebé cree que él es malo, y se me rompe el corazón. Estoy segura de que él siente mis dudas y el aumento de críticas de otros miembros de la familia que piensan que sólo es un niño malo. Yo le tranquilizo diciéndole que él no es malo. Él tiene buen corazón. Cuando tenía 3 años de edad le dijo a mi tía: “yo soy malo, ¿verdad?”. Esto es particularmente difícil porque nuestro segundo hijo tiene un temperamento completamente diferente y parece tan “bueno”.

Se positiva
Amigos y familiares aumentarán el cómo tú valores a tu hijo.Si tú eres negativa, quejosa y pareces abrumada por tu bebé de alta necesidad, espérate que tus amigos reaccionen de igual manera. Pero si tú pareces entusiasmada y orgullosa de tener este energético bebé, ellos quedarán impresionados con sus positivas cualidades más que mirarle como tu “bebé problemático”. Si critican diciendo: “Ella es obstinada”, responde con: “Sí, ella es muy persistente”. Cuando critiquen diciendo: “Él es tan tempestuoso” responde con: “Sí, él tiene un montón de entusiasmo”.

Desde que Emily no llevaba bien estar lejos de mí, mi marido y yo tomamos la decisión de no dejarla de nuevo hasta que ella fuese lo suficientemente mayor para entender que estaba sucediendo. Recientemente nosotros hemos empezado a poner en duda nuestra decisión porque Emily es mucho más, como la gente la llama, la “niña de mamá”. Ella tiende a quejarse cuando está con gente que ella ve que no cumple unos requisitos mínimos, y gente que se porta como si hubiese un problema con ella, y dice cosas como: “Oh, Molly, has conseguido alejarte de ella”. Pero ¡yo no quiero alejarme de ella! El otro día, celebrando el octavo mes de mi sobrina, y como ella estaba pasando de persona en persona sin decir ni pío, mi madre dijo: “¿Verdad que es una buena bebé?”. Yo siento que Emily es también una buena bebé , incluso aunque ella sea una bebé de alta necesidad. Durante una reciente visita al doctor, mi suegra vino a quedarse con Emily mientras yo veía al médico. Después ella dijo algo que me sonó a música celestial: “Qué bebé más bien adaptado y feliz”.

Considera de donde procede su información acerca de la crianza
Tu madre, verdaderamente, quiere lo mejor para ti y para su nieto, pero ella te crió en una época en la cual los horarios, el biberón, la cuna, el corralito o parque, la zurra y el temor a echar a perder al bebé, eran prácticas habituales en la crianza. Naturalmente, sus puntos de vista sobre la crianza difieren de los tuyos. Acepta esto. Nada divide tanto a familiares y amigos como las opiniones acerca de la crianza. Selecciona aquellas prácticas en las cuales tu madre y tú estáis de acuerdo, y mantén la conversación centrada en ellas; para el resto, simplemente estás de acuerdo o en desacuerdo.

El mayor desafío que he encontrado no ha sido las necesidades de mi bebé, sino responder a las críticas acerca de nuestro estilo de crianza. Incluso nuestro médico de familia, que fué admirable durante todo el embarazo, ha expresado dudas acerca de nuestro enfoque. Es como si pensase que nuestras atenciones han causado su personalidad, en lugar de ser al contrario.

Mi peor problema ha sido manejar la presión externa, críticas e intolerancia con mi estilo de crianza -especialmente de mi madre, la cual puede actualmente ser cruel y no dejar las cosas estar. Ella insiste en que sea severa con mi hijo por amamantarle y no usar parque o corralito. Yo intento firmemente evitar con ella el tema de dormir porque ella piensa que yo debería avergonzarme por no poner a Alan en la cuna durante la noche, pero ella tiende a plantearlo en busca de un argumento. Está constantemente presionándome para que le destete, ella no tiene el concepto de “a demanda“, y se horroriza cuando escucha mis planes de dejarle a él escoger el momento del destete. Ella realmente disfruta con su nieto (incluso a veces a mis expensas), y yo no quiero alejarle de ella, pero he considerado mudarme más lejos.

Rodéate de una marea de valientes, no de críticos. No sientas que tienes que defender a tu bebé, o explicar tu estilo de crianza a todo el mundo. Tu bebé tendrá muchos críticos, pero solo una pareja de padres sabe que es lo mejor. Eventualmente, tu bebé se convertirá en la prueba viviente de que lo que vosotros habéis hecho es correcto. Así tus críticos al ver florecer a tu bebé, se darán cuenta que tu corazón verdaderamente guió por el camino correcto la crianza de este bebé. Unos pocos incluso se alegrarán de que tú no hicieras caso de sus consejos.
Descripción de cambios en la personalidad de bebés con alta necesidad según crecen
Las palabras que usas para describir a tu hijo con alta necesidad cambian con el transcurso de los años. Las características que te dejan exhausto durante la infancia son transformadas en cualidades que hacen a tu hijo un adulto interesante y dinámico. Intenta pensar que la personalidad de tu hijo es una luz positiva que ilumina por adelantado. Las etiquetas que parecen tan negativas serán características positivas en la futura personalidad de tu hijo.
Bebe
alerta
intenso
absorbente
demandante
llanto impresionante
volumen alto
inconsolable
hipersensible
alta necesidad de contacto físico
Infancia
ocupado
muy nervioso
exhausto
valiente
vigoroso
testarudo
impaciente
fuerte voluntad
obstinado
despierto
desafiante
expresivo
propenso a rabietas
interesante
sensible
amoroso
Joven – adulto
entusiasta
profundo
apasionado
ingenioso
dominante
porfiado
resuelto
persistente
perspicaz
justo
sociable
compasivo
empático
inquieto
afectuoso

Sobre Gi

Soy Gisela, treintañera, argentina, madre de dos loquitas preciosas de 7 y 13 años y recientemente de Baby Oliver. Lo mío es cada unos años :P Mi día está lleno de webs, blogs, social media, cosas bonitas, juegos y manualidades. Intento aprender fotografía, me gusta la cocina, la repostería y me pierde comer chocolate. Me gusta la ropa pero no la moda, me gustan las series pero no la TV, me gustan los bolis pero no escribo nunca, y me pierden los libros pero no tengo tiempo para leer tantos como compro. Autodidacta, hablo mucho, odio usar tacones a pesar de ser bajita, me gusta llevar moños y a veces pintarme las uñas de rojo.

9 comentarios en “Bebés de alta necesidad

  1. creo que tengo una beba de alta necesidad!!! grtita y llora mucho y con fuerza, duermespoco! yo pensaba que era exigente porque ante laminima necesidad lloraba muy fuerte!!!

  2. La mayoría de los bebés es como describes a tu hija, los bebés son dependientes por naturaleza, no se valen por sí mismos, y si no gritara tan fuerte y llorara, pues seguramente su vida correría peligro porque nadie se daría cuenta de sus necesidades.

  3. Definitivamente mi hijo que ahora tiene 3 años era un bebe con alta necesidad, la verdad estos 3 años fueron muy duros y gratificantes a la vez, recien ahora puedo completar mis actividades diarias, antes era imposible que siquiera pueda salir x una hora sin que mi hijito me llame a gritos o por lo menos disfrutar de una buena ducha durante 5 min. o hacer actividades normales como almorzar. pero se que tanto esfuerzo valio la pena porque tengo un niño extraordinario que me sorprende cada dia.

  4. cuando mi hijo nació verdaderamente pensé que me había equivocado…hasta los tres meses se despertaba si encendia el interruptor de otro cuarto,no dormía más de diez minutos,para que durmiera rato no le soltaba de ms brazos aunque estuviera dos horas en la misma postura,o mamaba o lloraba,seguía llorando aunque le cogieras y dejaba muy claro lo que le molestaba,los paseos imposibles y montarlo en coche ni hablar,no podia ni ducharme porque no estaba diez minutos despierto sin pecho,no queria chupete porque el chupete era yo,lo que servia hoy mañana no…hasta los nueve meses le di pecho y se despertaba sonambulo buscando…pero debo decir que mi hijo ya no llora por nada,que duerme casi toda la noche y no le costó una lágrima el no encontrar el pecho(con un poco de infusion se conforma) empezó a reir muy pronto y a balbucear con dos meses y tiene una personalidad arrolladora,donde esté es el alma de la fiestay a pesar que al pricipio fue muy duro porqe nadie me explicó que existían niños así (me enteré leyendo una revista a los 5 meses)veo a mi hijo con casi un año y me encanta que sea como es…volveria a pasar por lo mismo con los ojos cerrados.

  5. tengo una hija k ahora tiene 8 meses pero hace desde los 5 mas o menos empezo a dormir muy poco de dia, k eso no seria nada, sino k de noche se despierta cada 2 horas buscando el pecho, yo trato de hacerla dormir en su cuna hasta k caigo rendida con ella en nuestra cama matrimonial y debido a eso y k ella recorre toda la cama se me cayo. Fue la sensacion mas horrible k pase por k la culpa me martiriza aunk no haya tenido ,por ahora , ninguna consecuencia puede ser k la pueda tener mas adelante??? no pude consultar todavia con la pediatra debido al contagio de la gripe a

  6. Muchísimas gracias de verdad por tan claro, elocuente y magnífico artículo… Yo habría sido sumamente feliz si lo hubiera leído hace dos años, cuando nació mi pequeña Alexandra, ya que fueron casi los dos años de ese “estira y afloje” y muy, muy difíciles, en parte -y sin culpar a mi pequeñita-, casi me han costado el matrimonio.
    Por fortuna y gracias a la ayuda y apoyo del grupo de lactancia (sí, la sigo lactando), lecturas extraordinarias (El arte femenino de amamantar, El niño, del dr. Sears y por supuesto a Carlos González), creo que como se meciona en el texto, mi intuición y poco o gradual conocimiento no me han fallado del todo.

    Ahora mi pequeña efectivamente está en las etapas que se mencionan en este completísimo compendio, la disfruto enormemente y aunque seguiremos -de por vida- en el “estira y afloje”, me da tanta paz y confianza leer un artículo así.

    Mil gracias de verdad. Un beso desde Cuernavaca, México.

  7. creo k tengo un bebe de alta necesidad pero no lo sabia hasta ahora el tiene un 1 ano y asido dificil solo quiere estar pegado en el pecho solo quiere estar conmigo, no me deja hacer nada tiene unos dias k creo k anda mas tranquilo ya k empeso a gatear, pero no me dja ni guisar todo el tiempo quiere k lo cargue aunque este sentada al lado de el,y lo peor es k tiene espasmo del sollozo tambien,si no le ago caso de inmediato se priva orrible,pero espero k despues de k leei este articulo me sirva para aprnder aconvivir mas con el gracias

  8. Increíble artículo, me senti muy identificada ya que tengo una nena de 2 años que ha sido un bebe de alta necesidad y sigue siendo terriblemente demandante. La amamante hasta los 12 meses, me dedique full time a cuidarla a ella, no use ni corralito ni andador y la prioridad en casa siempre fue ella, es cierto eso de que eran las 5 o 6 de la tarde y aún no me había duchado, ni hablar de lavar los platos, siempre estuvo conmigo y ahora que tiene 2 comenzó el jardín, duerme conmigo desde que nació y tenemos un vinculo hermoso las dos, tambien asi lo tiene con el papa que llega del trabajo y se entrega al juego totalmente y yo aprovecho a salir a despejarme jajaja. Estos dos años han sido “durísimos”, por que ademas de las tantas noches sin dormir -por que nuestra hija siempre fue de dormir muy poco- tenemos al resto de la familia lejos, pero estamos orgullosos de tener una niña tan cariñosa y feliz, ella es puro amor y eso hace que valga la pena todo lo que hemos pasado. Gracias!

  9. Pues mi madre a mi sobrino de 2 añitos, le amenaza con pegarle de hecho le pega en la boca cuando dice alguna palabrota, le pega con ganas cuando la muerde, le grita mucho sin necesidad, le hace malas miradas, le pone malas caras, cuando no quiere comer le grita y le fuerza la cuchara en la boca amenazandolo con pegarle… y no se que hacer cuando le digo algo se pone como una fiera dejandome como culpable, me siento impotente ya que nadie en casa me hace caso de hecho toleran todo y no dicen nada y no se que hacer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *