Campaña para promover el uso correcto de los antibióticos

Los antibióticos NO combaten los virus. Como tratar un resfriado o la gripe: Los niños y los adultos con infecciones virales se recuperan cuando la enfermedad pasa su curso. Los resfriados causados por virus pueden durar dos semanas o más. Medidas que pueden ayudar a una persona a sentirse mejor del resfriado o de la gripe: Tomar más líquidos Usar un vaporizador o un pulverizador salino nasal para aliviar la congestión Aliviar la garganta con trocitos de hielo, con un pulverizador para el dolor de garganta, o pastillas (para jóvenes y adultos) Las infecciones virales a veces pueden causar infecciones bacteriales. Los pacientes deben informar a sus doctores si la enfermedad se pone peor o dura mucho tiempo. Lo que necesita saber de los antibióticos Los antibióticos, como la penicilina, NUNCA son la respuesta a un simple resfriado, ya que los antibióticos pueden curar las infecciones causadas por bacterias, pero NO las infecciones o las enfermedades causadas por un virus. Los antibióticos NO funcionan contra los virus que causan el resfriado común o la gripe, entre otras enfermedades. Así que recuerde que cuando usted utiliza un antibiótico, como la penicilina, para combatir un virus: NO CURARÁ la infección. NO AYUDARÁ a que el paciente se sienta mejor. NO EVITARÁ que otras personas se contagien. El diagnóstico del paciente debe ser responsabilidad del médico al igual que el uso de antibióticos. La selección de un antibiótico adecuado es sólo responsabilidad de un médico. Automedicarse con antibióticos puede perjudicar su salud. Algunos datos sobre los virus Existen muchos tipos de virus que causan resfriados. Los resfriados comunes son causados por un virus, por lo tanto no deben ser tratados con antibióticos. Los niños de menor edad tienden a tener un mayor número de enfermedades virales. Consecuencias de automedicarse con antibióticos Las bacterias pueden desarrollar resistencia a los antibióticos cuando éstos se toman innecesariamente. Debemos pensar que si nuestro hijo se ve afectado por bacterias resistentes a diferentes antibióticos sus posibilidades de curarse son menores. Además existe un mayor riesgo de complicaciones por el uso incontrolado de antibióticos. NO TOME ANTIBIÓTICOS SIN CONSULTAR A SU MÉDICO “Los antibióticos matan las bacterias pero no los virus” “No siempre son la solución” “Siempre consulte a su doctor” “Tomar antibióticos inapropiadamente puede ser muy dañino para su salud y la de sus hijos” El uso adecuado de los antibióticos El descubrimiento de la penicilina en 1929 por Alexander Fleming y su posterior uso como medicamento, a principios de los años cuarenta, supuso un gran avance terapéutico en el tratamiento de las enfermedades infecciosas, pero no un paso definitivo en el control de éstas. Actualmente, el empleo generalizado de antibióticos ha puesto de manifiesto que, entre otros factores, un uso no adecuado comporta frecuentemente una falta de efectividad importante, así como un aumento de las resistencias. Cuando se usan antibióticos se debe tener en cuenta que éstos son activos sobre infecciones producidas por bacterias, pero no sobre otras como la gripe y aquellos catarros que están producidos por virus, siendo totalmente inactivos en estos casos. También cabe tener en cuenta que cada antibiótico actúa específicamente sobre unos tipos de bacterias, pero no contra todas. Esto se puede leer en los prospectos de los medicamentos, definido como espectro de acción del antibiótico, o en los resultados de los análisis, definido como sensibilidad (que es la capacidad de un antibiótico para destruir una bacteria concreta). Las bacterias causantes de enfermedades se reproducen de forma muy rápida, y ante la presencia de un medio ambiente no apto para su desarrollo, tienen la capacidad de adaptarse a las nuevas situaciones, modificando la estructura en las nuevas generaciones. Esto tiene importancia dado que, ante tratamientos inadecuados o administrados incorrectamente, tienen la capacidad de hacerse resistentes al medicamento, es decir, adquieren habilidades para no ser sensibles a la capacidad del antibiótico y hacen que éste deje de ser activo. Así pues, automedicarse con antibióticos puede no ser tan buena idea como parecía en un principio y, de hecho, no lo es casi nunca. El uso de un antibiótico frente a cualquier enfermedad infecciosa, y en particular frente a las infecciones respiratorias que aparecen en períodos invernales, debe realizarse siempre bajo prescripción médica, y su solicitud y dispensación en las farmacias no están justificadas si no existe un conocimiento previo de este uso por parte de un médico. También se debe tener en cuenta que, una vez prescrito, es muy importante seguir las recomendaciones, tanto sobre la duración del tratamiento (que nunca se debe dejar a medias aunque exista mejoría) como sobre las dosis y pautas a seguir (entendiendo como pauta cuántas veces tiene que tomarse el medicamento al día y cada cuántas horas). Consejos: No se automedique con antibióticos aunque crea reconocer su enfermedad; los antibióticos siempre deben ser prescritos por un médico. Antes de empezar el tratamiento, asegúrese de conocer cuántos días lo tiene que tomar, cuál es la dosis y cuántas veces al día tiene que tomarlo. Ante cualquier duda, falta de información o reacción no esperada asociada a su tratamiento, consulte a su médico o farmacéutico.

, ,

3 Respuestas a Campaña para promover el uso correcto de los antibióticos

  1. maricela ramirez venegas 4 abril, 2009 at 18:36 #

    buen artículo gracias.

  2. maria camila 24 abril, 2009 at 17:36 #

    hola mi primito esta enfermo pues apenas ti ene 3 meses pues esta resfriado porfavor alludenme cuales antibioticos devo usar

  3. MARTHA MAGALI 13 marzo, 2010 at 23:20 #

    Hola mi bebe desde su primer mes de nacido padece de infeacciones en la garganta actualmente cuenta con seis meses necesito mas informacion para saber a que tipo de bacteria el adquirio.
    espero contar con su apoyo gracias.

Deja un comentario