Como se puede sentir el hermano mayor

Los tres años de vida de Molly fueron perfectos. Ella era el centro de atención en un triángulo de amor perfecto: mamá, papá y niña. Tenía la atención completa de sus padres para todo, y sabía exactamente que esperar. Nunca tuvo que compartir a sus padres con nadie.

Entonces llegó a su vida un intruso, tratando de ocupar su lugar central ¡Ha nacido una estrella! La gente rodea al joven rival con “oohs” y “ahhhs” y lo colman de regalos. Molly ya no es el miembro más importante de la familia. Cuando intenta obtener atención al mismo tiempo escucha “Ahora no, tengo que atender al bebé”. Cuando llega una visita, ella es pasada por alto con un “Oh, que hermoso bebé”. La desilusión ante su aparente degradación se transforma en enojo con el pequeño advenedizo ¿quién la ha destronado? y se siente confundida porque todos le dicen que tiene un hermanito tan lindo.

Muchos padres en esta situación tratarán de suavizar las cosas desde la lógica del adulto. Pero antes de hacerlo, deberían considerar como se ve la situación desde los ojos de su hija: “Piensa en el lado positivo, haz ganado un compañero de juegos”. (La lógica de la niña: “Tengo compañeros de juegos de sobra ¿Acaso yo pedí uno más? Y éste no puede jugar – todo lo que hace es llorar”) “Mamá y papá te aman igual” (“¿Entonces porqué el bebé está siempre en sus brazos y yo no?”) “Necesito estar más tiempo con tu hermanita porque los bebés necesitan mucho a su mamá, como tu cuando eras un bebé” (“Yo prefiero ser todavía bebé. Y necesitar a mamá también. Además, yo no recuerdo haber sido un bebé”) “Mamá está ocupada, pero tu y papá pueden hacer algo especial” (“¿Porqué necesitan un bebé? ¿Yo no era lo suficientemente buena?”) “Tu te vas a acostumbrar a ella, y ella va a ser divertida para jugar” (“Odio a esa bebé. Ella destruyó toda mi alegría. ¿Cuándo vas a devolverla mami?”)

Meses después de hacerse esas ilusiones, la realidad la golpea. El bebé no fue devuelto. De hecho, está creciendo, gateando y metiéndose en todas sus preciosas posesiones antiguas. Entonces, la niña se atrinchera para defender su territorio del enemigo, que destruye sus torres de bloques y molesta a sus compañeros de juegos. La hermana mayor dedica el resto de sus años de niñez a competir por el premio familiar: la atención de sus padres.

Introduciendo al nuevo bebé: 11 formas suaves

Algunas disputas entre hermanos son inevitables, aunque el grado de éstas depende de los años de los niños, de la compatibilidad de sus caracteres y el nivel de conflicto que los padres permitan. Un niño criado con apego tendrá un periodo de adaptación a la nueva situación más sencillo, ya que él obtuvo lo que necesitaba cuando lo necesitó. No se sentirá celoso viendo cómo otra persona ve cubiertas sus necesidades. Los niños alrededor de tres años, tres años y medio a menudo reciben al nuevo bebé en el hogar, bien con los brazos abiertos o como una novedad, y a veces parece que esos niños, al menos aparentemente, no parece que se sientan celosos. Ellos pueden competir más por un rato de juego con “su” bebé que por la atención de sus padres. Ser comunicativo le ayudará a adaptarse a los cambios. Pero es habitual para los más pequeños sentirse disgustados durante un tiempo (las cosas nunca volverán a ser iguales ni para los padres ni para el hermano mayor). Incluso tratando de hacerlo todo “de forma correcta” y ver cada pequeña herida en el hermano mayor en los primeros meses, una vez el nuevo bebé alcanza los ocho meses y puede gatear, el mayor sentirá que hay intrusiones en su espacio. Algunos trucos para presentar el nuevo bebé al mayor.

Hacerlos amigos antes del nacimiento
Habla a tu hijo mayor acerca del nuevo bebé antes del nacimiento. Dependiendo de su nivel de comprensión, comienza antes o después durante el embarazo. Puedes enseñarle fotografías de un bebé en el útero materno. Para un niño pequeño, si no está a la vista, no está en la mente, así que un bebé que aún no ha nacido, no amenaza su territorio, pero incluso un pequeño de dos años puede sentir si su madre está preocupada por lo que hay debajo de ese bulto en la barriga. Permite acariciar al bebé, hablarle, y sentir sus patadas. Pasa un buen rato hablando sobre él y planificando cosas.

Revive la primera infancia del mayor
Siéntate con tu hijo y repasa el álbum de fotos. Enséñale cómo era justo al nacer, al llegar del hospital, las tomas, el cambio de pañales… Reviviendo estos momentos, se va el mayor irá conociendo y se irá sintiendo preparado para esos momentos que se vivirán en el futuro.

Adelanta cómo será la llegada del bebé
“Cuando el pequeño bebé salga de la barriga, mamá lo tendrá en sus brazos todo el tiempo. Los pequeños duermen y maman todo el día y están en los brazos de mamá. Los bebés pequeños realmente necesitan a sus mamás”.
Incluye al mayor en las celebraciones del nacimiento
Además de estar con mamá y con el nuevo bebé después del nacimiento (si es que no estuvo en el nacimiento), pídele ayuda en la preparación de la “fiesta del nacimiento”. Puede elegir el pastel, la decoración, pensar en regalos especiales para y del nuevo bebé.

Incluye un regalo para el hermano
Los visitantes más avispados, aquellos que pasaron por la situación, traerán un regalo para el hermano mayor cuando vengan a visitar al nuevo bebé. Guarda unos pocos regalos de reserva para cuando los amigos sean espléndidos en sus regalos y atenciones hacia el nuevo bebé. Deja que sea él quién desembale los regalos del bebé y pruebe los Los visitantes más avispados, aquellos que pasaron por la situación, traerán un regalo para el hermano mayor cuando vengan a visitar al nuevo bebé. Guarda unos pocos regalos de reserva para cuando los amigos sean espléndidos en sus regalos y atenciones hacia el nuevo bebé. Deja que sea él quién desembale los regalos del bebé y pruebe los sonajeros.

Compartir momentos
Junto con la incertidumbre de saber dónde encajan ellos en la nueva situación, lo que les preocupa más a los niños es compartirte con el bebé. Desde que el concepto de compartir es extraño para un niño de menos de tres años, y desde que la mamá es su “posesión” más preciada, es raro que puedas convencer a tu hijo de “compartir el tiempo de la madre”. Suena bien decir que le darás al mayor la misma cantidad de tiempo, pero en la práctica no es realista. Los bebés necesitan mucho tiempo de dedicación y no dispones del 200% de ti misma para dar (es por esto que las madres se dan permiso a sí mismas para desatender la casa y hablan a dedicar el tiempo al bebé y al hermano mayor).

Puedes también compartir el tiempo que dedicas al cuidado del bebé con tu hijo mayor. Lleva a tu bebé en una bandolera que te permita tener las dos manos libre para jugar con tu hijo mayor. Mientras des el pecho, puedes leer un cuento al hermano o simplemente abrazarle y mimarle. Aumenta el tiempo que pasas en el suelo. Mientras el bebé sea todavía pequeño, necesitará estar en tus brazos o en una bandolera. Puedes estar en el suelo con el mayor y él verá que estás disponible. A medida que el bebé crezca, puedes sentarle en una hamaca o en una manta en el suelo para que os vea jugar al hermano mayor y a ti. Esto entretendrá a dos niños con un padre. Prueba un juego para dos: cuando el bebé sea un poco más grande, anima a que el mayor entretenga al pequeño. Los niños de 3-4 años son especialistas en hacer caras y ruidos divertidos y a los bebés les encanta. Las grandes sonrisas sin dientes del bebé les va a alimentar el ego de forma increíble – “ey, le gusto”. Si amas al bebé, el sentimiento será pronto mutuo.

Recuerda, el bebé necesita ser siempre ser el primero (es pequeño y puede haber situaciones peligrosas), aunque el mayor pueda ser más persistente o bullicioso a la hora de expresar sus necesidades, y quiere saberlo. Muchas madres cometen el error de no crear lazos apropiados con el nuevo bebé por miedo a lastimar los sentimientos del mayor. Si el niño recibió lo que necesitaba cuando era un bebé, podrá manejar la frustración sin traumas. Un bebé no puede.

Haz que el hermano se sienta importante
Dale a tu hijo un trabajo en la organización familiar. Para sacarle fuera del “quiero ser un bebé”, hazle saber que juega un papel importante. Díle que necesitas su ayuda. Dale un título al trabajo, hazlo divertido: “puedes ser el ayudante de mamá, trae el pañal, por favor”, “trae la ropa para mamá”, “por favor, coge esos juguetes”. Permítele cambiar pañales, vestir al bebé, bañarle… (todo bajo supervisión, por supuesto). Elogia la ayuda que te da.

Un ejemplo de cómo una madre le ha dado la vuelta a los cambios en su hija de 4 años tras el nacimiento de su segundo hijo. Tan pronto como Bejamin nació, Amy pareció entrar en una crisis. Volvió a mojar la cama y a tener rabietas muy fuertes. La que antes era una niña feliz, se volvió triste. Empezó a contestar, a ser desafiante, se despertaba por la noche y a estar en general, molesta. La madre le dio un trabajo como “ayudante de mamá” e incluso le pagó por su ayuda. Después de unas semanas, Amy no sólo estaba más contenta, sino que aprendió algunas técnicas de su madre.

Mantente abierta a los sentimientos del hermano
Al hermano le disgustan tanto sus sentimientos de rabia por su hermano pequeño tanto como a los padres les preocupa sus sentimientos ambivalentes por su bebé. Anima al mayor a expresar tanto los sentimientos positivos como los negativos. Utiliza la empatía, como “Imagino que a veces te gusta el bebé y a veces no”. Ánimale a dibujar sus sentimientos por el bebé. Los niños a menudo se sienten seguros dibujando sus sentimientos. Cuando exprese pensamientos negativos como “odio a este bebé” trata de no decir cosas como “oh, tu no quieres decir eso. Tú amas al bebé”. Álegrate, ya que se siente lo suficientemente seguro para poder expresar esos sentimientos ante ti. Si oye por tu parte que sus sentimientos so nnormales y comprensibles, éstos perderán mucho de su intensividad inicial y podrá abrirse más. Todos necesitamos ser entendidos y aceptados.
¿Qué gano con eso?
Esta es la forma en la que los niños piensan. Según la lógica del adulto, los niños deberían estar entusiasmados de tener un amigo viviendo en la misma casa, pero los niños que se encuentran en esta situación están preocupados por lo que ellos pierden. No ven la parte positiva. Ellos han perdido su papel principal, y el bebé es demasiado pequeño para divertirse con él. Mamá, desde que nació el bebé está cansada y no está alegre (la rivalidad entre hermanos llega en un mal momentos para los padres, ya que justo cuando los padres están exaustos adaptándose a un nuevo bebé, tienen que adaptarse tambie´n a los cambios que está sufriendo la personalidad del mayor). Revive “momentos especiales”, especialmente con el padre: salir al parque, ir a una heladería, incluso disfrutando de la compra del pan y la leche. Esos momentos de salir uno a uno con el padre están reservado sólo para el hermano mayor. La atención que el niño ha perdido de la madre, la gana del padre. “Pero nosotros le decimos que le queremos, eso no cuenta?” Sí, pero recuerda que lo que cuenta es cómo perciben los niños el amor de sus padres. Los actos dicen más que las palabras. Utiliza “Teniendo un tiempo”: Tu hijo mayor puede sentarse a tu lado mientras tienes al bebé en brazos (no es necesario bajar al bebé ni interrumpir la creación de los lazos con él). Disfrutad de su presencia a través del contacto cuerpo con cuerpo. Incluso aunque sólo sean 15 minutos al día pueden marcar la diferencia.

Protege las necesidades de los dos
“Llegué justo para ver cómo nuestro hijo de 3 años golpeó al bebé con un juguete”, lloraba una madre. Ante hacer daño al bebé, hay que corregir inmediatamente; la seguridad prevalece sobre los temas psicológicos. Pon tu mejor mirada no-vuelvas-a-hacerlo-nunca-más. Pon en marcha todas las paradas: Tiempo muerto para el niño (y también para el juguete). Ten en cuenta sus sentimientos, pero actúa de forma firme. Explica lo frágiles que son los bebés y que aunque comprendas sus sentimientos de rabia, no vas a permitirle que haga daño al bebé. Ayúdale a disculparse, “Acaricia la cabeza del bebé y díle cuánto sientes haberle hecho daño”.

Una vez que el niño ha podido expresar sus sentimientos, puedes dirigirte a ellos directamente, y él sabe que tu entiendes su lucha. Así puedes verbalizar “Es duro ver a mamá dedicando tanto tiempo al bebé”. Entonces enséñale cómo golpear un objeto suave, como una almohada, cuando esté enfadado, porque ella no sentirá dolor. Enséñale cómo ser “amable” con el bebé. Anímale a que le toque de forma suave, modela la caricia diciendo, “bien”. Siente la intimidad del abrazo triangular, padres, hermano mayor y bebé. Asegúrate de que entiende el mensaje de que nunca debe hacerlo de nuevo.

Anima al hermano mayor a que te diga cuándo se siente enfadado. Si es muy pequeño (por debajo de dos), esperar que controle sus impulsos de rabia es esperar demasiado. Esta es otra buena razón para llevar al bebé tanto como sea posible, por un lado el mayor te verá disponible, y por otro tendrás al bebé en un lugar seguro. No dejes a solas al hermano si es agresivo junto al bebé. No pondrá controlarse demasiado tiempo sin tu ayuda.

A veces, los hermanos mayores quieren investigar cómo es el comportamiento del bebé, queriendo tomar biberón el pecho. Dejar que prueben es la mejor forma de manejar su deseo. Peter se destetó de Martha a los 17 meses, y tenía cerca de 3 cuando Hayden nació. Observó muy de cerca cómo Martha daba el pecho el primer día y pidió un poco. Tomo una o dos veces, apenas podía cogerse al pecho, pensó en cómo solucionarlo y pidió dos biberones, que llevó durante un par de semanas y luego perdió el interés. Martha no le empujó hacia sentimientos tipo “odio a este bebé”.

El nuevo bebé tiene ruedas
A menudo los hermanos parecen ajustarse de forma maravillosa al bebé hasta que crece un poco. Un momento típico para que esto suceda es cuando comienzan a gatear. Ahora el mayor seinte que nada está seguro – sus torres son destrozadas, sus mejores juguetes mordidos, sus juegos interrumpidos, etc. La anticipación ayuda. Ten en cuenta que esto empezará a sucecer y explica al mayor por qué el bebé actúa como lo hace (necesidad de explorar, es excitante, es demasiado pequeño para entender) y de esta forma no se lo tomará como un ataque personal. Enseña al mayor cómo desarrollar la paciencia y la habilidad para planear. Puede poner sus juguetes en una mesa fuera del alcance del bebé, y puede construir una torre para el bebé, sabiendo cómo le va a divertir tirarla al suelo. Muestra que el bebé, después de todo, se está convirtiendo en alguien más interesante.

Sobre Gi

Soy Gisela, treintañera, argentina, madre de dos loquitas preciosas de 7 y 13 años y recientemente de Baby Oliver. Lo mío es cada unos años :P Mi día está lleno de webs, blogs, social media, cosas bonitas, juegos y manualidades. Intento aprender fotografía, me gusta la cocina, la repostería y me pierde comer chocolate. Me gusta la ropa pero no la moda, me gustan las series pero no la TV, me gustan los bolis pero no escribo nunca, y me pierden los libros pero no tengo tiempo para leer tantos como compro. Autodidacta, hablo mucho, odio usar tacones a pesar de ser bajita, me gusta llevar moños y a veces pintarme las uñas de rojo.

12 comentarios en “Como se puede sentir el hermano mayor

  1. ES UN ARTICULO MUY INTERESANTE Y ME HACE PENSAR EN LO QUE ME ESPERA DENTRO DE 8 MESES YA QUE ESTOY EMBARAZADA Y TENGO UN NIÑO DE 3 AÑOS GRACIAS POR LOS CONSEJOS

  2. Es un articulo bastante bueno por me hace entender a mi hijo de un año y medio por lo que esta pasando por el nacimiento de su hermanita

  3. VALLA QUE SI ES MUY INTERESANTE ESE ARTICULO YO AUN SIENDO PSICOLOGA QUISIERA SABER MAS PORQUE REALMENTE NO SABEMOS LO QUE ELLOS SIENTEN TENGO UNA NIÑA DE 6 AÑOS PARECE SER FELIZ PERO DERREPENTE SI SINTE LA CERCANA LLEGADA DE SU HERMANITO… COSAS INTERESANTES LAS QUE MENCIONAN AQUI

  4. Es un artículo muy reflexivo, me agradó la descripción de lo que siente un niño con la llegada de un hermanito porque de esa manera entiendo mucho mejor a mi hijo mayor en relación a lo que siente por su hermanito

  5. Estoy embarazada de 6 meses y tengo un hijo de 5 años,y al leer el artículo me di cuenta que estaba por buen camino,ya que emplee casi todos los consejos sin darme cuenta en estos meses con instinto maternal…y ahora al leer el artículo me dio algunas ideas mas para el momento del nacimiento del bebé,no quisiera que mi hijo mayor se sienta desplazado,al contrario que este bebé nos una mas como familia.muchas gracias por los consejitos!

  6. Qué hermoso artículo. No se imaginan lo acompañados que nos sentimos por estos artículos con mi marido! Estamos pasando por todo esto que ustedes describen y nos alegra saber que vamos por el camino correcto, haciendo precisamente todo lo que ustedes sugieren. Es impresionante lo rápido que se adaptan los hermanos mayores a la llegada del bebé cuando sus padres están tranquilos y se comparten momentos familiares permanentemente sin dejar de lado a ninguno. Con esto no quiero decir que sea fácil, a veces hay que morderse los labios para no pegar un grito pero los frutos son maravillosos. Los hijos son la cosa más hermosa que le puede pasar a una pareja. Gracias por los consejos.

  7. De alguna manera sabia un poco de estos consejos por lo que pase en mi infancia, adolecencia y ahora de madre. Afortunadamente tengo la gran ventaja de que aprendo de los errores de otros, y como estamos planeando tener otro bebe dentro de un año, estoy tratando de obtener informacion para un futuro. Realmente este articulo es lo suficientemente presiso y consiso, que me hizo ver las cosas desde el punto de vista de mi preciosa hija, y asi, no cometer tantos errores tan comunes en el futuro. Gracias por los buenisimos consejos que dan.

  8. CURRO TIENE DOS AÑOS Y MEDIO Y SU NACHO CINCO MESES, PARECE QUE LO QUIERE MUCHO Y LO HA ACEPTADO PERO SI ES VERDAD QUE ESTA MAS IRRITABLE Y LLORA ENSEGUIDA POR CUALQUIER COSA, YO LE HE DADO EL PECHO CUANDO ME LO HA PEDIDO, LE CUENTO CUENTOS JUNTO CON EL HERMANO, DUERMO ABRAZADA A LOS DOS Y COMPARTO MUCHO MI TIEMPO CON ELLOS, SU PAPA TAMBIEN ESTA PENDIENTE DE LOS DOS, PERO ES UN NIÑO MUY QUERIDO Y ALGUN CAMBIO CLARO QUE HA NOTADO, ES INEVITABLE SOMOS PERSONAS Y TENEMOS FALLOS, PERO ESPERO ENCONTRAR LA FORMA DE HACERLOS FELICES A LOS DOS JUNTO CON MI MARIDO, EL SER MAMA ES MI MEJOR EXPERIENCIA Y QUIERO HACERLO BIEN, AUNQUE RECONOZCO QUE DEJO COSAS A UN LADO COMO EL TIEMPO CON MI PAREJA Y EL MIO COMO MUJER PERO NO SE HACERLO DE OTRA FORMA.

  9. felicitaciones por este artículo, tendre en cuenta esos pasos aunque mi primer hijo esta pequeño, también de cuidar y creo que va a ser una experiencia maravillosa con el, su papi, el hermanito y yo. A parte de todo porque el es más apegado a su papi que a mi.

  10. CHEVERE ME GUSTO ME ENCANTAS LAS REFLEXIONES ME ENCANTA YA QUE ESTOY PLANIFICANDO UN HERMOSO BEBÉ GRACIAS POR LOS CONSEJOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *