Cuando “se porta mal”

Que hacer cuando se porta mal¿Cómo conseguir que su hijo de 1 año se mantenga alejado del reproductor de vídeo? ¿Qué hacer cuando su hijo en edad preescolar tiene una de sus rabietas? ¿Cómo lograr que su hijo adolescente respete su autoridad? Averigüe, leyendo este artículo, cómo modificar su forma de enfocar el tema de la disciplina para que se ajuste mejor a las necesidades de su familia.

Independientemente de la edad que tenga su hijo, es importante que usted sea consistente a la hora de impartirle disciplina. Si usted no respeta las normas que ha fijado ni se atiene a las consecuencias que ha enunciado, lo más probable es que tampoco lo haga su hijo.

De 0 a 2 años

Sabiendo que los bebés y los niños pequeños son curiosos por naturaleza, es una buena idea eliminar de su entorno cualquier tentación. Mantenga el entorno de su hijo relativamente libre de objetos prohibidos -artículos como el reproductor de vídeo, el reproductor de música, las joyas y, sobre todo, los productos de limpieza y los medicamentos, deberían estar fuera del alcance del pequeño. Cuando su bebé se acerque gateando o su torbellino de dos años corra hacia algún objeto peligroso o prohibido, dígale sin perder la calma: “No”, y aléjelo de ese lugar o bien dirija su atención hacia otra actividad.

Es importante no golpear, dar cachetes o abofetear a un niño, independientemente de la edad que tenga. Además los bebés y los niños pequeños no pueden establecer una conexión entre su comportamiento y el castigo corporal. Lo único que sentirían es el dolor de los golpes.

Y no olvide que los niños aprenden observando a los adultos, sobre todo a sus padres. Asegúrese de ser un buen ejemplo para su hijo, y así él podrá utilizar su comportamiento como un buen modelo de rol. Usted ejercerá sobre su hijo un impacto mucho mayor si predica con el ejemplo, recogiendo sus cosas, en vez de pedirle a él que recoja sus juguetes mientras usted deja sus cosas esparcidas por la sala de estar.

De 3 a 5 años

A medida que su hijo vaya creciendo y empiece a entender la relación existente entre las acciones y sus consecuencias, asegúrese de empezar a informarle sobre cuáles son las normas de la casa. Es importante explicarles a los niños qué es lo que se espera de ellos antes de castigarles por determinado comportamiento. Por ejemplo, la primera vez que su hijo de tres años utilice las ceras de colores para “decorar” la pared del salón, explíquele por qué no está permitido pintar en las paredes y qué sucederá si lo vuelve hacer. Dígale que, si vuelve a pintar en una pared, tendrá que ayudarle a limpiarla y que no podrá utilizar las ceras de colores durante el resto de la tarde. Si su hijo vuelve a pintar en las paredes al cabo de unos días, deberá recordarle que las ceras de colores son para dibujar sobre papel y luego pedirle que se atenga a las consecuencias.

Cuanto antes transmita a su hijo el mensaje de que: “Yo fijo las normas y tú debes escuchar y aceptar las consecuencias”, mejor será para todos. Aunque a veces pueda resultar más fácil ignorar un comportamiento puntual inaceptable o no imponer el castigo enunciado, si actúa de ese modo, correrá el riesgo de sentar un mal precedente. La consistencia es la clave de una disciplina eficaz. Es importante que los padres decidan juntos cuáles son las normas y luego sean coherentes al aplicarlas.

Los padres han de recordar que deben reforzar el buen comportamiento de sus hijos. Por ejemplo, usted puede decir: “Estoy orgulloso de que hayas compartido tus juguetes con otros niños”. Generalmente, esto resulta más eficaz que castigar a un niño por el comportamiento contrario -no compartir. Y sea específico a la hora de elogiar a su hijo; no se limite a decirle: “¡Bien hecho!”

Si su hijo se está comportando de manera inaceptable y el mal comportamiento no remite a pesar de todos sus esfuerzos, considere la posibilidad de diseñar una lista de registro semanal. Cuelgue la lista, con una columna para cada día de la semana, en la puerta de la nevera y decida cuántas oportunidades le concederá a su hijo para comportarse de forma inaceptable antes de imponerle un castigo, o durante cuánto tiempo deberá comportarse correctamente para recompensarle. Luego, bastará con llevar a cabo un seguimiento monitorizando diariamente el comportamiento de su hijo. Así, tanto usted como su hijo podrán ver literalmente cómo se está portando el pequeño. En cuanto el sistema empiece a dar sus frutos, no se olvide de recompensar a su hijo por aprender a controlarse y, sobre todo, por superar un problema de larga duración.

Es importante que le diga a su hijo qué es lo correcto, no sólo qué es lo que no puede hacer. Por ejemplo, en vez de decirle: “No se salta en el sofá”, puede decirle: “Por favor, siéntate en el sofá y pon los pies en el suelo.”

De 6 a 8 años

La “pausa obligada” y enunciar las consecuencias de la mala conducta también son técnicas disciplinarias eficaces para este grupo de edad.

De nuevo, la consistencia y la coherencia son cruciales. Cumpla su palabra a la hora de impartir disciplina o, si no, se arriesgará a perder su autoridad. Su hijo debe saber que usted hace lo que dice. Esto no significa que no pueda concederle segundas oportunidades o permitirle cierto margen de error, pero, por lo general, debería ser consecuente y cumplir su palabra.

Asegúrese de no amenazar a su hijo con castigos imposibles o poco realistas cuando esté muy enfadado (“¡Vuelve a dar un portazo y nunca más verás la televisión!”), puesto que, si no cumple sus amenazas, su palabra perderá valor. Si, mientras se dirigen a la playa en coche, amenaza a sus hijos con dar media vuelta y volver a casa si no dejan de pelearse, haga exactamente lo que ha dicho. El día de playa perdido es mucho menos importante que la credibilidad que usted ganará ante sus hijos.

Los grandes castigos pueden quitarle autoridad como padre. Si castiga a su hijo a no salir de casa todas las tardes durante un mes entero, lo más probable es que el niño no se sienta motivado a portarse mejor porque cree que ya está todo perdido.

De 9 a 12 años

A los niños de este grupo de edad -como en todas las edades- se les puede impartir disciplina apelando a las consecuencias naturales. A medida que van madurando y reclaman más independencia y responsabilidad, enseñarles a asumir las consecuencias de su comportamiento constituye un método disciplinario eficaz y apropiado.

Por ejemplo, si su hijo de once años se va a dormir sin haber hecho los deberes, ¿debería usted prohibirle acostarse hasta que los acabe o ayudarle a acabarlos? Probablemente no, ya que estaría desperdiciando una valiosa oportunidad para enseñarle algo sobre la vida. Si no acaba los deberes, tendrá que ir a la escuela al día siguiente sin haberlos hecho y cargar con las consecuencias de que le pongan una mala nota.

Es natural que usted quiera evitar que su hijo se equivoque, pero, a largo plazo, le hará un favor si deja que cometa sus propios errores de vez en cuando. Así, su hijo comprobará lo que conlleva un comportamiento inapropiado y probablemente no volverá a cometer los mismos errores. No obstante, si su hijo no parece aprender de las consecuencias naturales, usted debería establecer sus propias consecuencias para ayudarle a modificar su comportamiento.

A partir de los 13 años

A estas alturas, usted ya ha sentado las bases de la disciplina. Su hijo sabe lo que se espera de él y que usted cumple su palabra en lo que se refiere a las consecuencias de la mala conducta. Pero no se le ocurra bajar ahora la guardia -la disciplina es tan importante para un adolescente como para un niño pequeño. Del mismo modo que un niño de 4 años necesita que sus padres le fijen un horario para acostarse por las noches que deberá respetar a pesar de sus lloriqueos, un adolescente también necesita que le fijen límites.

Asegúrese de fijar normas sobre los deberes, las visitas de los amigos, la hora para volver a casa por las noches y las citas, y hable sobre ello con su hijo con suficiente antelación para que no haya malentendidos. Aunque probablemente su hijo protestará de vez en cuando, también se dará cuenta de que es usted quien tiene el control. Aunque le parezca mentira, los adolescentes también quieren y necesitan que les fijen límites y les impongan cierto orden en sus vidas, aunque reclamen y necesiten mayor libertad y más responsabilidades.

También es importante que permita que su hijo adolescente tenga cierto grado de control sobre su vida. Esto no sólo reducirá el número de luchas de poder, sino que también ayudará a que su hijo respete las decisiones que usted todavía debe tomar por él. Durante las primeras fases de la adolescencia, a un chico se le puede permitir que tome sus propias decisiones en lo que se refiere a la ropa que se pone para ir al instituto, el peinado que lleva y cómo decora su habitación. A medida que se vaya haciendo mayor, se le debería ir ampliando el grado de control que tiene sobre su vida, pudiéndole permitir, por ejemplo, llegar más tarde de la hora establecida de vez en cuando.

También es importante centrase en lo positivo. Por ejemplo, retrase la hora para volver a casa por las noches cuando su hijo se porte bien, en vez de adelantársela como castigo por un comportamiento irresponsable.

Unas palabras sobre pegar a los niños

Quizás no exista ninguna forma de disciplina más polémica que los castigos corporales y, en concreto, el hecho de pegar, abofetear o dar cachetes a los niños. A continuación, reproducimos algunas de las razones por las que la Academia Americana de Pediatría recomienda a los padres que eviten pegar a sus hijos:

  • Al pegar a un niño, se le está enseñando que está bien pegar a alguien cuando uno está enfadado.
  • Al pegar a un niño, aparte de hacerle daño, se le pueden infligir lesiones corporales.
  • Pegando a un hijo, en vez de enseñarle a modificar su comportamiento, sólo se consigue que tenga miedo a sus padres, y lo único que le enseña es a evitar que lo vuelvan a pillar “in fraganti”.
  • Sobre Gi

    Soy Gisela, treintañera, argentina, madre de dos loquitas preciosas de 7 y 13 años y recientemente de Baby Oliver. Lo mío es cada unos años :P Mi día está lleno de webs, blogs, social media, cosas bonitas, juegos y manualidades. Intento aprender fotografía, me gusta la cocina, la repostería y me pierde comer chocolate. Me gusta la ropa pero no la moda, me gustan las series pero no la TV, me gustan los bolis pero no escribo nunca, y me pierden los libros pero no tengo tiempo para leer tantos como compro. Autodidacta, hablo mucho, odio usar tacones a pesar de ser bajita, me gusta llevar moños y a veces pintarme las uñas de rojo.

    12 comentarios en “Cuando “se porta mal”

    1. estoy muy interesada en conocer del tema, ya que soy docente y además madre de un bebe de 2 años. Constantemente recibo criticas y cuestionamiento porque “no le pego al niño cuando hace algo malo y por eso sera malcriado y hara lo que le de la gana”
      por lo general le hablo y le explico porque no debe hacer tal o cual cosa tambien suelo quitarlo del lugar donde cometio la “falta” y le digo : vamos a conversar, entonces a parte de las personas le explico que debe comportarse mejor, le digo: si me escuchaste diga Si señora. la mayoria de las veces el lo hace. pero mi familia me cuestiona afortunadamente mi esposo apoya este metodo.

    2. Belkys, lo importante es que tanto tu como tu marido esten de acuerdo con lo que estan haciendo, que tengan fundamentos para hacerlo, porque saben que el castigo físico daña profundamente la autoestima de las personas, tanto niños como grandes, y deja una cicatriz imborrable en el alma.
      Nosotros apoyamos el diálogo y la comunicación en este blog, enseñar a nuestros hijos a pensar, a razonar, no a ser temerosos y sumisos por los golpes, porque el golpeado de hoy, es el golpeador del mañana.

      De hecho tenemos muchísimos artículos que hablan del tema en este blog.

      Un saludo y enhorabuena!

    3. Belkys. apoyo totalmente tu metodo, tengo una niña de 30 meses y hago lo mismo, cuando pierde el control delante de la gente es por que se pone nerviosa, la aparto del lugar de los hechos, si esta llorando la abrazo, le doy agua y hablamos, si es necesario la dejo un par de minutos en el ricon de pensar y al entrar de nuevo con la gente pide perdon a quien halla dañado. FUNCIONA, la refuerza su pesonalidad la ayuda a aprender a controlarse.

    4. Mi hijo de 2 años se porta mal porque su abuela paterna lo conciente, muy a pesar de que mi esposo le dice que no lo malcrie y encima ella ha hecho berrinche, pues llora, nos grita diciendo que somos egoistas y envidiosos, además de que sale corriendo para irse a su casa.

    5. Me gusto mucho el articulo y me gustaria un poco de ayuda o consejos. Yo tengo una hija de 3 años y 4 meses, ella es muy inteligente y cuando se comporta bien es muy linda y dulce. Pero siempre que uno no hace lo que se le pide le dan una rabietas horribles y grita y pega, aun estando delante de personas desconocidas..Incluso a llegado a morderme y pellizcarme, le he tenido que pegar, porque realmente no se como actuar. Vivo en una casa donde mi hermana, o sea la tia de mi hija es muy indiferente con ella, mi mama es una mujer enferma y muy cansada, una bisabuela de muy mal caracter y mi papa, es un abuelo muy permisivo y casi no pasa en casa. Yo debo trabajar y soy madre soltera y no paso mucho tiempo con ella, no se que debo hacer. Si me pueden dar algun consejo, pues estoy desesperada.

    6. Mi niña de 2y1/2 año tiene un comportamiento aveces agresivo y gritón.Se encapricha y hace de las suyas tanto en casa como en la guardería dode asiste desde los 9 meses. No se como controlar sus berrinches.

    7. busque este tema porque mi hijo tiene 1 año y 4 meses y no sabia como reprenderlo cuando hacia algo mal y opte por pegarle en la mano y explicarle y me daba lastima y opte por informarme que debia hacer. si tienen mas consejos referente a este tema me interesa mucho gracias

    8. Hola, tengo un nene de dos años que por la edad es muy inquieto y travieso. Pero lo que me preocupa es que cada vez que le digo que no, a algo, ni me escucha, simplemente me ignora. Incluso cuando salimos a la calle no quiere caminar de mi mano y sae corriendo ignorando mis llamados, y si lo pongo frente a mí a explicarle sobre su comportamiento, el grita, tironea conmigo e incluso me pega. entonces es ahí cuando no sé como actuar, porque además siempre hay personas que observan y cuestionan la situacio. aunque lo ínico que me importa es encontrar un límite eficaz para mi hijo. Gracias!!

    9. Yo estoy igual, tenemos un niño de dos años y medio, solo quiere hacerse con la suya y nos ingnora cuando le decimos lo que esta mal, hemos hecho todo lo posible, desde explicarle mil y una vez lo malo k ha hecho hasta castigarle un ratito pensando en una esquina, y solo hace k llorar y patalear hasta conseguir lo que quiere y si no lo consigue busca mil metodos para conseguirlo, o lo hace cuando no lo miramos, hemos hasta intentado no prestarle atencion cuando hace algo malo, para k vea k asi no consigue nuestra atencion pero no hay forma, ya no sabemos k hacer, y no esta llegando a desesperar y a tener problemas entre nosotros debido al estress causado por el niño

    10. Hola que bien elaborado esta el blog, felicidades. Y en segundo punto quiero solicitar ayuda , tengo una hija de 5 años soy mama soltera, yo me la paso en el trabajo hassta noche y a ella rara vez la veo mas que en la comida o noche, el problema es que diario me da queja mi mama que se porta mal, hace muchos berrinches si no le compro lo que ella quiere, he llegado a ignorarla pq no quiero pegarle o estresarme mas, hablo con ella y parece entender pero cuando, le digo que me obedesca todo empeora, aveces la castigo en una silla por 5 min pero ya no funciona, ya que se rie de mi ahora, que hago mal? El darle todo antes le afecto? Que hago para poder estar felices y sin pelear ayuda!!

    11. Hola, mi hija de 20 meses es hija unica, ultimamente hace unas berrinchetas de tirarse al suelo y rodar y patalear al mismo tiempo que llora de coraje cuando no la dejo hacer algo indebido y que ella quiere.
      Tambien desde hace un mes cada vez que digo no a algo, aunque comience a decirselo tranquilamente y explicarle el porque, tira al suelo todo lo que encuentre en el camino como venganza por que su padre y yo decimos que no a alguna cosa indebida que quiera hacer. Ahora ya no se que hacer para corregir o hacerle entender aparte que se nos esta acabando la paciencia , pues el dia de hoy mi esposo la tomo del brazo un poco molesto y en la cara le dice que no haga mas eso (tirar las bebidas al suelo acompanado de berrinche e intentar pararse sobre un bote de jugo para aplastarlo). Necesito un consejo please!!

    12. Menos mal que encontre esta pagina =/ . Tengo un bebe de 1año y 8meses. Y hace unos 3 meses se esta portando pesimo, tira las cosas, llora por todo, no puedo salir con el nisiquiera a un restaurant porque hace pataleta. Yo le pego en el poto y aveces en la mano pero ya no funciona hasta que ayer su tia de jardin me cuenta que mi hijo le pego una compañera porque el se enojo con ella. Me senti tan mal porque me di cuenta que estaba haciendo lo que hacia yo cuando el se portaba mal. Seguire sus consejo, ojala me resulte. Saludos!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *