De baberos hablando

Cuando mi hija era muy bebé no entendía que una mamá se queje de tener que gastar tanto dinero en baberos, para mí era sencillo: unos 7 baberos me cubrían toda la semana. Comprendí la situación cuando unos meses después mi hija empezó la guardería: 3 por día en una bolsita, y como un día no lave ropa estaba crucificada al otro día. Tuve que hacerme con unos cuantos baberos más, hasta tener un stock razonable. Fue ahi en donde empecé a quejarme de aquello!
Una solución muy ingeniosa son estas presillas para enganchar a cualquier repasador :

babero

 

En casa te salva de usar los baberos, de modo que quedan reservados solo para la guardería. Tambien se le puede poner una servilleta descartable, y como es un objeto pequeño se puede llevar a todos lados. Ejemplo: Estas en un restaurante, no llevaste baberos o el que llevaste ya esta super sucio, le pones una servilleta del restaurante y no te llevarás nada sucio a casa!

¿No es genial?

Etiquetas:

Sobre Gi

Soy Gisela, treintañera, argentina, madre de dos loquitas preciosas de 7 y 13 años y recientemente de Baby Oliver. Lo mío es cada unos años :P Mi día está lleno de webs, blogs, social media, cosas bonitas, juegos y manualidades. Intento aprender fotografía, me gusta la cocina, la repostería y me pierde comer chocolate. Me gusta la ropa pero no la moda, me gustan las series pero no la TV, me gustan los bolis pero no escribo nunca, y me pierden los libros pero no tengo tiempo para leer tantos como compro. Autodidacta, hablo mucho, odio usar tacones a pesar de ser bajita, me gusta llevar moños y a veces pintarme las uñas de rojo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *