Diez Consejos para Ir de Compras con Niños

Ir de compras

1. Recuerde que los niños tienen límites

Si va de compras con niños, esté pendiente de sus necesidades: ¿están ellos cansados, hambrientos, sobre-estimulados por el sonido y confusión, o simplemente necesitan aire fresco y ejercicio, o un abrazo que les dé seguridad?

2. Recuerde que los niños son curiosos por naturaleza

Los niños son curiosos por naturaleza; es de esta manera que aprenden acerca del mundo que los rodea. Si ellos quieren examinar un objeto atractivo, por favor, no los regañe. Al contrario, ayúdelos a sostener el objeto en forma segura, o déjelos saber que se lo puede ver pero no tocar. Puede decir “Este es un objeto que se rompe, así que mejor mirémoslo juntos”. Incluso si un objeto no puede ser comprado, puede ser de mucha ayuda el compartir el entusiasmo e interés que el niño tiene sobre este.

3. Yendo de compras con bebés…

Ir de compras con un bebé puede ser mucho más fácil si el viaje se lo hace luego de que el bebé ha sido alimentado. Los bebés y niños pequeños pueden deshidratarse en el aire seco de los centros comerciales, por lo que debe asegurarse de realizar varias paradas para amamantarlo o darle de tomar alguna bebida.

Los bebés generalmente están felices cuando se los lleva cargados. Una bandolera o mochila porta-bebés usada por uno de los padres puede dar mucha más comodidad y seguridad emocional que un cochecito o carrito de compras. Un juguete pequeño a prueba de niños puede ayudar al bebé a sobrellevar las inevitables pérdidas de atención por parte de los padres, pero recuerde parar tan frecuentemente como le sea posible y tomar un momento para decirle palabras dulces, realizar contacto visual y abrazarlo.

4. Yendo de compras con párvulos…

A los párvulos se los puede empezar a incluir en decisiones inherentes a la compra. Involucrando al niño con preguntas como “¿Cuál de estos dos duraznos crees que luce mejor?” puede transformar una experiencia aburrida y frustrante en una más placentera, tanto para el padre como para el niño. Los niños de todas las edades disfrutan y aprecian el ser capaces de tomar decisiones por sí mismos. También puede ser útil llevar un jugo, un bocadillo preferido, y un libro de pintar de preferencia del niño, o un libro recién sacado de la biblioteca.

Estar rodeados por una multitud de adultos puede ser intimidante para los niños pequeños, especialmente cuando las tiendas están llenas. El uso de una mochila porta-bebés puede ser una forma de llevar a los niños a una altura en la que se sienten más satisfechos. También se puede prevenir de esta forma la común y aterradora experiencia de perder a un niño en una multitud.

5. Yendo de compras con niños mayores…

Un niño mayor puede ser de gran ayuda al ir de compras, si se lo aborda con un espíritu divertido y de aprecio. Si el padre lleva consigo fotografías de alimentos recortadas de los anuncios del periódico, el niño puede ayudar a localizar los objetos. Los niños que son lo suficientemente maduros como para comprar por sí mismos pueden ayudar a abreviar el tiempo de compras encontrando los objetos por sí mismos, regresando periódicamente a poner los objetos en el carrito.

6. Evitar las multitudes

Ir de compras justo antes de la cena, cuando las tiendas están llenas, y los padres y niños están cansados y hambrientos, puede ser muy estresante. Intente ir de compras en la mañana o primeras horas de la tarde en los días de semana, o adelante la cena y vaya de compras durante las tranquilas primeras horas de la noche, entre las 6 y las 7 PM. Si podemos evitar el estrés de estar en una tienda llena de gente y largas filas, podremos tener más energía y creatividad para responder a las necesidades de nuestro niño.

7. La fila para pagar puede resultar desafiante…

Las filas para pagar que tienen seductores paquetes coloridos de chicles y caramelos pueden ser un verdadero desafío, especialmente debido a que se encuentran al final del trayecto de compras, cuando tanto el padre y el niño están más cansados y hambrientos. Llevar un bocadillo saludable del gusto del niño puede dar lugar a una sencilla alternativa: “Ese paquete luce muy bonito, pero el caramelo no es muy nutritivo. Aquí tienes la galleta de avena y el jugo que trajimos.” Ir de compras a una tienda que tenga cajas “a prueba de niños”, sin caramelos, puede ameritar un viaje más largo. Si no hay una tienda local que ofrezca este tipo de cajas, usted puede sugerir este servicio al gerente de la tienda, prometiéndole comprar regularmente si esta opción se vuelve una realidad.

8. Cuando UD. Necesita decir “no”…

La parte más importante de decir “no” es comunicar al niño que estamos de su lado, incluso cuando no podemos satisfacer todos sus deseos inmediatamente. Puede ayudar decir, “Esto está bonito ¿no? Míralo bien y cuando lleguemos a casa lo pondremos en tu lista de deseos”. Como alguna vez dijo el educador John Holt, “No hay razón por la que no podamos decir ‘No’ a los niños de una forma tan amable como si estuviésemos diciendo ‘Sí’”. ¡Y recuerde que las sonrisas, abrazos y cariños son todos gratis!

9. Si UD. llega a su límite…

Si UD. llega al límite de su paciencia y energía, intente mostrar con el ejemplo algunas formas positivas de manejar la ira y el cansancio. Podría intentar decir “Estoy empezando a perder mi paciencia, creo que necesito descansar un poco de las compras. Vamos afuera por unos minutos para que ambos podamos refrescarnos.” Incluso unos pocos momentos de aire fuera de la multitud pueden hacer una gran diferencia tanto para el padre como para el niño.

10. Si sus niños llegan al límite…

Si, después de intentar varias de las sugerencias previas, sus hijos simplemente han alcanzado el tope de su habilidad para soportar un solo momento más de trajín, por favor respételos. Las compras pueden esperar; un niño exhausto, hambriento o sobre-excitado no lo puede.

Recuerde que todos los niños se comportan tan bien como son tratados. Un niño a quien le dedicamos regularmente nuestro tiempo, atención íntegra, paciencia y comprensión, será más tolerante a una salida de compras – y a cualquier otra situación difícil- que un niño que debe afrontar situaciones estresantes sin este apoyo emocional.

Por Jan Hunt

Este artículo está disponible para reproducción, publicación en periódicos y para distribución en tiendas comerciales.

Por favor, imprima el texto en su totalidad.

Traducido por Mónica Salazar, de www.FamiliaLibre.com, del artículo en Inglés “Ten Tips for Shopping with Children” http://www.naturalchild.org/jan_hunt/shopping.html

Sobre Gi

Soy Gisela, treintañera, argentina, madre de dos loquitas preciosas de 7 y 13 años y recientemente de Baby Oliver. Lo mío es cada unos años :P Mi día está lleno de webs, blogs, social media, cosas bonitas, juegos y manualidades. Intento aprender fotografía, me gusta la cocina, la repostería y me pierde comer chocolate. Me gusta la ropa pero no la moda, me gustan las series pero no la TV, me gustan los bolis pero no escribo nunca, y me pierden los libros pero no tengo tiempo para leer tantos como compro. Autodidacta, hablo mucho, odio usar tacones a pesar de ser bajita, me gusta llevar moños y a veces pintarme las uñas de rojo.

4 comentarios en “Diez Consejos para Ir de Compras con Niños

  1. Me encanto este articulo, por que tengo dos niños uno de tres y otro de un año, cuando voy al supermercado con ellos quieren de todo y llega un momento en que no los puedo controlar y se me agota la paciencia

  2. hola alguien me puede auxiliar y orientar acerca de los dientes tengo dos ninos el mayor de 10 yrs y una beba de 5 meses pero no recuerdo nada acerca de los dientes mi beba esta un poco chillona pero como saber q es por los dientes por fa ayuda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *