top menu

El niño que no quiere comer

¿Cuánto debe comer mi niño?
El crecimiento de su niño se desacelera más o menos cuando el cumple dos años de edad. El número de calorías que su niño necesita disminuirá más o menos en este tiempo y por consiguiente la cantidad que el quiere comer. Cuanto come su niño puede ser muy diferente de cuanto come otro niño. No se preocupe si parece que su niño no come suficiente durante una comida. Los niños con frecuencia compensan por una comida pequeña o por una comida que se saltaron durante la comida siguiente.

Usted sabrá si su niño está comiendo lo suficiente si él o ella está creciendo lo que debe crecer. Hable con su médico si tiene alguna pregunta acerca de cómo su niño está creciendo.

¿Y qué hay si mi niño es muy selectivo a la hora de comer?
Con tal de que su niño esté eligiendo comidas nutritivas usted lo puede dejar elegir lo que come. Algunas veces su niño querrá comer una comida en particular repetidamente durante un tiempo, y luego no querrá probarla. Deje que su niño explore nuevos tipos de comida por su propia cuenta. No le va a servir de nada insistirle a su niño que pruebe nuevos tipos de comidas.

Es probable que usted necesite preparar porciones especiales de ciertas comidas para asegurarse que que su niño recibe una dieta balanceada. Por ejemplo, si usted está preparando estofado de carne para la cena y su niño sólo come papas y zanahorias, es posible que usted tenga que preparar estos vegetales aparte del estofado para que su niño se los coma.

Probablemente usted querrá hacer una lista de los platos que su niño come para asegurarse de que él o ella coma una dieta balanceada.

¿Cómo puedo hacer que mi niño coma?
Ofrézcale comidas que sean sabrosas y tengan buena apariencia, y sírvale la cantidad apropiada. Una regla con base en la experiencia es ofrecerle una cucharada de cada tipo de comida por cada año de edad que su niño tenga. Si su niño aún sigue con hambre, puede servirle más. No fuerce a su niño a dejar el plato limpio. Una vez que el niño no tiene más hambre se le debe permitir dejar de comer.

Trate de no sobornar o forzar a su niño para que coma. Las amenazas y los castigos tampoco son buenas ideas. Si su niño no quiere comer acepte su voluntad. A pesar de que usted esté preocupada no le demuestre al niño que está molesta porque el rehusó comer.

¿Y qué hay con respecto a los bocados pequeños?
Trate de balancear la solicitud de su niño de un bocado pequeño con la necesidad de la familia de disfrutar una comida regular juntos. Si la comida se va a servir dentro de varias horas usted le puede dar un bocado más grande. Si la comida se va a servir en la siguiente hora es posible que usted le quiera ofrecer un bocado pequeño. Si usted solo le da a su niño un bocado pequeño explíquele que toda la familia va a comer junta pronto.

Si su niño no come durante una comida, usted puede ofrecerle un bocado pequeño que sea nutritivo tal como una fruta fresca, o galletas integrales unas pocas horas más tarde. Si su niño no se come el bocado pequeño, ofrézcale comida de nuevo durante la hora de comida. Un niño normalmente come a la segunda comida. Con este enfoque, usted se asegurará de que su hijo no se va a morir de hambre ni a tener problemas ocasionados por una dieta deficiente.

¿Cómo puedo hacer que la hora de la comida sea más fácil?
Usted puede intentar las siguientes sugerencias para hacer la hora de la comida más fácil y placentera:

Dígale a su niño que pronto será hora de comer diez a quince minutos antes de que sea la hora de comer. Los niños pueden estar tan cansados o excitados con las actividades del juego que no sienten ganas de comer. Darle una señal de aviso antes de la comida le dará una oportunidad para calmarse antes de comer. Si es posible, fije horas para las comidas.
No permita que su niño juegue con juguetes durante las comidas. Tampoco se debe permitir leer historias ni mirar televisión mientras se come.
Si las comidas son placenteras su niño comenzará a desear comer con los demás miembros de familia. Trate de evitar discusiones durante las comidas. Explíquele a su niño lo bueno que es comer juntos y pídale que se quede en la mesa hasta que todos hayan terminado. Puede ser útil si los miembros de familia siempre usan los mismo asientos en la mesa. Asegúrese de no esperar modales que son muy difíciles para su niño. Por ejemplo, no espere que un niño que tiene tres años coma con el utensilio apropiado. Para muchos niños, es mucho más fácil manejar una cuchara que un tenedor.

Fuente: familydoctor.org.

Posts relacionados

dejacomentario

, , , , , , ,