El padre es presencia

Me gustaría compartir con Uds. un fragmento del libro Ser padre es cosa de hombres que piensa el lugar de los nuevos padres desde un lugar que espero puedan vivir en plenitud.

Hacer presente la paternidad en nosotros es, para mi, darnos cuenta de ella, registrarla, recorrerla (con esperanza, con miedo, con expectativa, con dudas, con certezas, con errores, con sabiduría); hacerla parte de nosotros.Y, además, hacerlo hoy, en la actualidad de nuestras vidas como padres o como futuros padres. La paternidad es presencia en el presente. Esto no se reemplaza con paralizantes lamentos por las oportunidades perdidas, ni con postergadores proyectos o promesas acerca de presencias futuras (después del próximo viaje, después del próximo negocio, después de la próxima reunión, después de, después de, después de…)
Cuando la paternidad es presencia en nosotros y en el presente, el cómo lo hago deja, paulatinamente, de ser un problema.
Un padre está presente cuando escucha, cuando simplemente escucha sin juzgar, sin impacientarse por encontrar o por tener una respuesta; cuando sencillamente permanece y escucha.
Un padre está presente cuando el hecho de que su hijo adopte decisiones y caminos propios y de que esos hechos y decisiones no coincidan con los deseados por el padre no hacen que ésto lo aparte del vínculo ni lo condicione.
Un padre está presente cuando habla de sí mismo, de sus vivencias, de sus sentimientos, de sus proyectos personales, de sus sueños y sus necesidades, de sus aptitudes e ineptitudes, de lo que hace y de lo que siente, de sus pasares y sus pesares, cuando lo hace desnudándose sin falsos pudores y dejándose recibir con sus insuficiencias, con sus ingenuidades, con su vulnerabilidad, con esperanza, con su humor, con sus facetas más inexplicables.
Un padre está presente cuando pone el cuerpo en la relación con sus hijos, cuando toca, acaricia, pellizca, sostiene, aprieta, suaviza, cuando da lo que es antes de lo que el tiene.
Un padre está presente cuando pregunta por actividades, por sueños, por temores, por éxitos, por fracasos, por alegrías, por amores y por dolores de sus hijos, y cuando se lo pregunta a ellos, directamente, sin intermediarios, del modo en que puede.
Un padre esta presente cuando encuentra tiempo para acompañar a su hijo en momentos graves o leves de la vida de éste: exámenes, peleas, derrotas, victorias, visitas al médico, elección de ropa, partidas, llegadas, etc, etc.
Un padre está presente en aquellas cosas que acabas de anotar como tus propios e intransferibles actos de presencia.
Como ves, Presencia se escribe con P. Pero no es la P de Proveer, Producir, Pegar o Pagar. Es otra: es la P de Papá. Y ése es tu nombre.

Por Segio Sinay

Sobre Gi

Soy Gisela, treintañera, argentina, madre de dos loquitas preciosas de 7 y 13 años y recientemente de Baby Oliver. Lo mío es cada unos años :P Mi día está lleno de webs, blogs, social media, cosas bonitas, juegos y manualidades. Intento aprender fotografía, me gusta la cocina, la repostería y me pierde comer chocolate. Me gusta la ropa pero no la moda, me gustan las series pero no la TV, me gustan los bolis pero no escribo nunca, y me pierden los libros pero no tengo tiempo para leer tantos como compro. Autodidacta, hablo mucho, odio usar tacones a pesar de ser bajita, me gusta llevar moños y a veces pintarme las uñas de rojo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *