Epidural / Peridural en el Parto

¿Qué es la Anestesia Epidural?

Una anestesia epidural es un método para controlar el dolor durante el parto. Primero, una aguja se inserta en el espacio epidural que rodea la médula espinal en la espalda en la parte de abajo. Entonces un tubo pequeño, o “catéter”, se enrosca y se atraviesa la aguja para llegar al espacio y se quita la aguja. El catéter se fija con cinta adhesiva a la espalda con seguridad, y permanece allí hasta que nace el bebé. Se suministra medicamento a través del catéter para bloquear la sensación del dolor de la parte inferior del cuerpo. Aún con la epidural en su lugar, la futura madre tendría que sentir la presión de las contracciones y tener el impulso de empujar cuando venga el tiempo.

Preguntas Comunes sobre las Epidurales

*Es dolorosa la inyección de la epidural?
Hay un cierto malestar cuando la piel de la parte inferior de la espalda se entumece con la medicina. Después de eso, la mujer siente solamente la presión mientras que se coloca el tubo, o catéter.
*¿Cuándo será colocada la epidural?
La epidural generalmente se coloca cuando la cervix se dilata entre 4 y 5 centímetros.
*¿La epidural retardará el trabajo de parto?
Un estudio 1998 demostró que las mujeres que utilizaron epidurales estaban en trabajo de parto 1½ horas más que las mujeres que utilizaron la medicación del dolor mediante una vía intravenosa. También, las mujeres pudieron pujar al bebé afuera más rápido cuando no tenían una epidural.
*¿Las epidurales aumentan la chance de una cesárea?
Las opiniones varían en cuanto a si las epidurales pueden causar entregas cesarianas. Alguna gente cree que porque las epidurales prolongan el trabajo de parto, pueden provocar la señal de sufrimiento fetal. Sin embargo, la mayoría de las mujeres que utilizan epidurales pueden dar parto vaginalmente.

Las ventajas de la anestesia epidural

Permiten que las madres descansen si el trabajo de parto es prolongado
Permite a algunas mujeres hacer frente al malestar del parto para que puedan tener una experiencia más positiva del nacimiento
Permiten a madres que entregan con cesárea estar despiertas, y proporciona alivio eficaz del dolor durante la recuperación
Muchas madres han utilizado epidurales durante el parto, así que su uso ha sido bien estudiado
Ayuda con el dolor durante un parto con fórceps, especialmente cuando el bebé debe ser dado vuelta
Según estudios, los bebés nacidos de madres que utilizaron epidurales no tienen un riesgo más alto de problemas de salud a largo plazo

Las desventajas del uso Epidural

Las epidurales causan a menudo una caída repentina en la presión arterial de la madre, así que debe ser revisada con frecuencia para asegurar el flujo adecuado de la sangre al bebé. Si la presión arterial de la madre cae demasiado bajo, ella puede ser tratada con líquidos intravenosos, medicamentos, y oxígeno.
Cerca del 1% de las mujeres que utilizan las epidurales experimentan un dolor de cabeza severo causado por la salida del líquido espinal. Si el dolor de cabeza no resuelve, esta salida se puede fijar con un procedimiento especial.
Alguna gente experimenta efectos secundarios tales como temblor, sonido de los oídos, dolor de espalda, dolor donde la aguja fue insertada, náusea, o dificultad al orinar.
El uso de la epidural puede hacer el pujar más difícil. Esto puede aumentar la longitud del tiempo del trabajo y del parto y puede conducir al uso del fórceps para ayudar al bebé a través del canal del parto.
En casos extremadamente raros, han habido casos de daño permanente del nervio en la madre donde el catéter fue colocado.
Hable con su Doctor o Partera

Sobre Gi

Soy Gisela, treintañera, argentina, madre de dos loquitas preciosas de 7 y 13 años y recientemente de Baby Oliver. Lo mío es cada unos años :P Mi día está lleno de webs, blogs, social media, cosas bonitas, juegos y manualidades. Intento aprender fotografía, me gusta la cocina, la repostería y me pierde comer chocolate. Me gusta la ropa pero no la moda, me gustan las series pero no la TV, me gustan los bolis pero no escribo nunca, y me pierden los libros pero no tengo tiempo para leer tantos como compro. Autodidacta, hablo mucho, odio usar tacones a pesar de ser bajita, me gusta llevar moños y a veces pintarme las uñas de rojo.

10 comentarios en “Epidural / Peridural en el Parto

  1. “Las mujeres que utilizan epidurales deben permanecer en la cama y de costado, y tienen control continuo de los cambios en ritmo cardíaco fetal.”

    Ésto es gravísimo, porque deverías aclarar que a partir de aquí lo que menos se tiene es un parto natural. Puede ser vaginal, con muchísima dificultad, por cierto, pero no natural. También deberías aclarar que una vez que se interviene con una anestesia epidural las intervenciones se comienzan a suceder en cadena, porque de otra manera ya el parto no puede seguir, a saber: Al tener que permanecer la mujer acostada se dificultan las posibilidades de pujar simplemente porque ya no tiene sus piernas disponibles (sostén fun-da-men-tal del ser humano) para pujar! Probablemente las contracciones bajen por el efecto que la anestesia provoca en el útero por lo que hará falta la suministración de ocitocina sintética que provocará contracciones desgarrantes que nada tienen que ver con las provocadas por la ocitocina que naturalmente produce la mujer, lo que llevará a necesitar más anestesia porque la mujer no podrá tolerar semejantes contracciones provocadas en forma artificial… De ahí a un forcep para sacar al bebé porque ya la mujer no sabe ni cuándo pujar porque ya NO siente su cuerpo, sólo hay un paso. Y eso que no hablé de la tensión emocional que provoca en la mamá el monitoreo constante… Puede llegar a provocar tal preocupación en la mujer al punto de bajar los latidos del bebé… Y de ahí a una cesárea, sólo hay otro pequeño paso.

  2. En mi caso particular no tuve problems por la epidural, tenía contracciones tan intensas que me la pusieron pronto y las contracciones siguieron igual, incluso tuvieron que ponerme algo para pararlas un poco, pero de occitocina nada. Usaron espátulas, pero no por no poder pujar, sino porque tenía “canal de parto estrecho”.
    Acá en Cataluña la epidural se le pone a todass las mujeres, a no ser que alguna no quiera, pero la ponen como regla general.
    Yo por suerte, con epidural y todo, pude pujar perfectamente, en todo momento tuve control de mi cuerpo, pero supongo que cada caso es diferente a otro.

    Con respecto a permanecer de costado, es solo para ponerla, despues se puede estar boca arriba, que cabe decir que en los hospitales no varía la posicion con epidural o sin ella.
    En eso supongo que se me escapó ese error de redacción.

    Para mi la epidural fue un alivio, realmente la agradecí, porque en ese tipo de hospitales pedir parto natural: nada de nada, y entre sentir dolor acostada en una camilla, y no sentirlo acostada en una camilla, prefiero no sentir dolor!

    No te dejan caminar, no te dejan ponerte de cuclillas, no te dejan poner al niño en el pecho apenas sale de tu cuerpo, etc.

    A veces no se puede elegir
    🙁

  3. Bueno, eso es un error, creer que no se puede elegir.

    Conocés ésto?

    EL NACIMIENTO NO ES ENFERMEDAD!
    16 Recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud

    Estas 16 recomendaciones tienen por base el principio de que cada mujer tiene el derecho fundamental de recibir atención prenatal apropiada; que la mujer tiene un papel central en todos los aspectos de esta atención,incluso participar en la planeación, realización y evaluación de la atención; y que los factores sociales, emocionales y psicológicos son decisivos en la comprensión e instrumentación de la atención prenatal apropiada.

    • Toda la comunidad debe ser informada sobre los
    diversos procedimientos que constituyen la atención
    del parto, a fin de que cada mujer pueda elegir
    el tipo de atención que prefiera.
    • Debe fomentarse la capacitación de obstétricas o
    matronas profesionales. Esta profesión deberá
    encargarse de la atención durante los embarazos
    y partos normales, así como del puerperio.
    • Debe darse a conocer entre el público servido por
    los hospitales información sobre las prácticas de
    los mismos en materia de partos (porcentaje de
    cesáreas, etc.)
    • No existe justificación en ninguna región geográfica
    para que más de un 10 al 15% de los partos
    sean por cesárea (el porcentaje actual de cesáreas
    en Estados Unidos se calcula aproximadamente
    en un 23%).
    • No existen pruebas de que se requiera cesárea
    después de una cesárea anterior tranversa del
    segmento inferior. Por lo general, deben favorecerse
    los partos vaginales después de cesáreas,
    dondequiera que se cuente con un servicio quirúrgico
    de urgencia.
    • No existen pruebas de que la vigilancia electrónica
    del feto durante el trabajo de parto normal tenga
    efectos positivos en el resultado del embarazo.
    • No está indicado el afeitado de la región púbica ni
    los enemas preparto.
    • Las embarazadas no deben ser colocadas en posición
    de litotomía (acostadas boca arriba) durante
    el trabajo de parto ni el parto. Se les debe animar
    a caminar durante el trabajo de parto y cada
    mujer debe decidir libremente la posición que
    quiere asumir durante el parto.
    • No se justifica el uso rutinario de la episiotomía
    (incisión para ampliar la abertura vaginal).
    • No deben inducirse (iniciarse por medios artificiales)
    los partos por conveniencia. La inducción del
    trabajo de parto debe limitarse a determinadas
    indicaciones médicas. Ninguna región geográfica
    debe tener un índice de trabajos de parto inducidos
    mayor que el 10%.
    • Debe evitarse durante el parto, la administración
    por rutina de fármacos analgésicos o anestésicos
    que no se requieran específicamente para corregir
    o evitar una complicación en el parto.
    • No se justifica científicamente la ruptura temprana
    artificial de las membranas por rutina.
    • El neonato sano debe permanecer con la madre
    cuando así lo permite el estado de ambos. Ningún
    procedimiento de observación del recién nacido
    sano justifica la separación de la madre.
    • Debe fomentarse el inicio inmediato del amamantamiento,
    inclusive antes de que la madre salga de
    la sala de parto.
    • Deben identificarse las unidades de atención obstétrica
    que no aceptan ciegamente toda tecnología
    y que respetan los aspectos emocionales, psicológicos
    y sociales del nacimiento. Deben
    fomentarse las unidades de este tipo y los procedimientos
    que las han llevado a adoptar su actitud
    deben estudiarse, a fin de que sirvan de modelos
    para impulsar actitudes similares en otros
    centros e influir en las opiniones obstétricas en
    todo el país.
    • Los gobiernos deben considerar la elaboración de
    normas que permitan el uso de nuevas tecnologías
    de parto sólo después de una evaluación adecuada.

    Te dejo otros links interesantes:

    http://www.elpartoesnuestro.es/
    http://www.primal.es/2006/parto.htm
    http://www.dandoaluz.com.ar/

    Después de leerlos volvemos a charlar.
    No es verdad que no se pueda elegir. Yo tuve un parto en mi casa (parí un niño de 4 1/2 kg. con doble circular de cordón sin la más mínima complicación) sin ninguna intervención innecesaria, en Holanda el 40% de los partos son domiciliarios, la comadrona como le llaman ustedes cobra el doble de honorarios que el médico por la atención de un parto ya que está capacitada para hacerlo, y para ir a parir a una institución con un médico tiene que existir una patología. Porque el parto es un hecho fisiológico, no una enfermedad.

    Mujer, no existe “el canal de parto estrecho”. O quizá medís 1,40m y pariste un hijo de 5 kg???? Es uno más de los tantos argumentos que usan nuestros queridos amigos los médicos para intervenir en el parto y acomodarse sus horarios para que no se le complique la agenda. Sacan niños como si manejaran una máquina de hacer chorizos, los partos tienen que hacerse en dos o tres horas porque no se bancan una espera de un trabajo de parto de 10 ó 12 hs. Es entonces ahí donde empieza la cadena de rutinas intervencionistas.
    Pero te leo demasiado resignada… ojalá puedas revertir en un próximo parto. Tengo conocimientos de que en España no es fácil conseguir un parto natural, pero dicen que quien busca encuentra, no?

    Posición acostada de la mujer para parir (Litotomía). Por Carlos Burgos.
    La utilización de esta práctica desde el accionar médico, es un elemento paradigmático de un modelo de atención, que desvía su mirada hacia la consagración de la mujer como “objeto” del trabajo médico. Esta posición denominada litotomía es impuesta sin interrogar a la mujer por su satisfacción, y define todo el carácter del vínculo asistencial: una mujer acostada de espaldas con sus muslos y piernas flexionados y sostenidos por encima de ella, atados, y declarando su inmovilidad.

    La inmensa mayoría de los obstetras insisten hoy en día en la imposición de la litotomía como posición excluyente de la madre para parir, sin ninguna reflexión sobre lo que vive y siente cada mujer, y obligando al niño por nacer, en el recorrido por el canal del parto y su curvatura, que nazca hacia arriba. Como se asevera en numerosos libros de la especialidad y muchos obstetras sostienen en su práctica diaria, la litotomía es la posición más satisfactoria, la mejor, porque la mujer acostada con sus piernas colgadas está en la posición ideal que favorece, para quien la atiende, resolver cualquier complicación, efectuar (por rutina) intervenciones obstétricas (monitoreo fetal continuo) y conservar pautas de esterilidad.

    ¿Pero quién considera la situación de la mujer? ¿Se le pregunta si es mejor y más satisfactoria para ella? Y en función de ésta satisfacción y de la propia biología, ¿es más favorable para el bienestar y la salud del niño por nacer?

    La biología no ha previsto que la mujer durante su trabajo de parto permanezca acostada. Puede moverse y cambiar de posición las veces que lo necesite y quiera. Esta movilidad de ninguna manera compromete el bienestar fetal. Esta es la condición de la inmensa mayoría de las mujeres, que usando los códigos médicos, se encuentran en situación de bajo riesgo.

    La utilidad de sostener esta posición para la mayoría de las mujeres se expresa por ejemplo en la utilización casi sistemática del control electrónico de los latidos del bebe con la presencia de los cinturones ceñidos a su cuerpo y obligándola a estar acostada.
    Es decir que la “posición” de la madre es un procedimiento médico, una intervención médica; que responde a criterios precisos de organización sujetos a la ideología vigente.

    Son históricos los trabajos surgidos de muchas investigaciones que establecen inequívocamente que la posición acostada es la peor posición que pueda concebirse para el trabajo de parto y el parto. Entre los problemas enumerados desde el punto de vista fisiológico se destacan la reducción de la circulación y oxigenación del bebé, la alteración de la actividad del útero, la dificultad para pujar, la modificación de la salida de la pelvis, compresiones nerviosas sobre las piernas, alteraciones en la necesaria distensión del periné para evitar la episiotomía.

    Estas consideraciones biológicas y fisiológicas, son insuficientes para entender la más vasta repercusión sobre la vida afectiva y emocional de cada mujer, que atraviesa la experiencia del parto y el nacimiento de su hijo, y el impacto que tienen estos aspectos íntimamente ligados a su sexualidad.
    El parto es un acontecimiento complejo en el cual intervienen múltiples variables que no pueden interpretarse desde un único discurso médico, sino que debe contemplar y complementarse desde las perspectivas antropológica, psicológica y social.
    Es un acontecimiento cargado de emotividad, una escena cargada de simbolismos y de prejuicios, cuando no de ansiedad y angustia, en donde se entrecruzan, la sexualidad, la vida y la muerte; por lo tanto compromete a una diversidad de asistentes profesionales. Estamos frente a un evento biopsicosocial por excelencia.
    Pero la medicina aplica un mecanismo de racionalización que reprime aquellos aspectos psicosociales y no biológicos, que no se sujetan al orden médico-social establecido. Así la medicalización del parto tiene en el control de la posición y la posesión corporal del sujeto-persona-mujer uno de sus paradigmas más claros.

    No hay un solo estudio que se proponga la posibilidad de interrogar y relevar el grado de satisfacción que esta intervención médica determina en la mujer y que tenga en cuenta las reacciones emocionales de las mismas.

    Sobre este parámetro de la medicalización se sostienen y afirman otros dos aspectos que caracterizan y ponen valla a la catarata emocional que irrumpe continuamente, uno de ellos es la despersonalización de la parturienta transformada en un “objeto de trabajo”, un “campo de trabajo”, rendida en su condición de “paciente”, acostada inmóvil y obediente a las prescripciones del “personal”.
    En esta condición se somete el “torrente animal” de movimientos y sonidos que pulsan internamente por encontrar cauce en su cuerpo “amordazado”. La experiencia de desintegración y pérdida de control resulta intolerable e inmanejable. Un cuerpo-objeto despersonalizado es dócil a la exigencia médica.
    El otro aspecto de enorme relieve es el que compete al atributo por excelencia de esta experiencia, que es el sexual. La des-sexualización en la negación de la carga sexual del parto, asimilándola a una operación médica “esterilizada”. Si afinamos la mirada, tenemos un objeto dentro de un objeto; el “objeto de trabajo” en el cuerpo de la mujer es su aparato genital.
    Si reconocemos en el parto un acto sexualizado e íntimo, la participación que tengan otras personas o los profesionales en el mismo, deberá respetar ese momento, tomando en cuenta el lugar distinguido y protagónico que tiene la mujer en el escenario del mismo.

    El conocimiento del propio cuerpo y el desarrollo de la sexualidad, se van construyendo vincularmente por género dentro de cada comunidad humana, a través de códigos culturales socialmente compartidos. El conocimiento sexual del propio cuerpo le permite a cada mujer elegir en mejores condiciones, qué posición puede facilitarle el período expulsivo.
    La posición vertical, patrón de nuestros comportamientos sociales vinculares, permite a cada mujer estar en un plano de igualdad espacial frentre a los otros asistentes con los que interactúa simétricamente.

    La dificultad de muchas mujeres para alcanzar su autonomía emocional, corporal, sexual, social y económica -debido a condicionantes culturales, fundamentalmente de género- hace que sus capacidades y su fuerza de acción y expresión, se hagan invisibles a sus ojos y su conciencia y a las de los demás. Así como en la práctica sexual se refleja frecuentemente este fenómeno, de la misma manera en el momento de parir surge la dificultad para registrar el deseo y la iniciativa para imponerse y asumir las posiciones que sienta necesarias para ella misma. Queda recluída al lugar de mera receptora y depositaria del deseo del otro, aceptando pasivamente que la “acuesten” , dejando a los otros disponer de su cuerpo.
    El esfuerzo del dispositivo “médico” por des-sexualizar la situación comienza como un “ritual de iniciación” a través de dos procedimientos generalizados: el rasurado perineal y la enema evacuante.
    El rasurado des-sexualiza a la mujer al privarla de los rasgos sexuales adultos que la representan, tornándola prepúber. Es un procedimiento que se suma a todos aquellos códigos verbales y no verbales que se dirigen a la mujer, infantilizándola en la relación médica. La excusa higiénica se halla contradicha por la agresión sobre las células de superficie, que por lo contrario, favorece la introducción de bacterias.
    Además es un preámbulo manifiesto de la voluntad de realizar una episiotomía de rutina.
    En fin, “pareciera” comenzar con este procedimiento el despeje de los aspectos sexuales de la situación, una purificación que le confirma a la mujer que no está allí como objeto sexual, sino como “objeto de trabajo”. Una purificación que se logra, dentro de este orden simbólico cultural, separando las funciones sexuales de las reproductivas.

    En estas condiciones , la sumisión de la mujer se potencia también con el propio esfuezo por desexualizar ella misma la situación, en un intento de conservar la dignidad.

    La culminación de esta escena encuentra a la mujer pariendo acostada en una cama de partos, dentro de un ámbito de sala operatoria, con las piernas alzadas, flexionadas y sostenidas firmemente abiertas en unos estribos diseñados al efecto. El sexo rasurado, puesto en primer plano frente a los presentes y bien iluminado, frecuentemente rodeada por los cinturones del monitor fetal y la vía de la venoclisis sistemáticamente colocada. La inmovilidad es completa, el acceso a su cuerpo es total, hallándose a disposición para la inspección e intervención continua de los asistentes.
    Se incrementa la vulnerabilidad por el fantasma de lo que el otro puede hacer con su cuerpo ya vulnerable.

    Esta posición de dependencia que la compulsa a estar en manos de los otros tiene un enorme significado simbólico.
    Acostada, no alcanza con su mirada a sus genitales y la imposibilidad de movimiento la inhibe de estar conectada con sus impulsos y sensaciones físicas y emocionales. El esfuerzo de parir es una actividad humana que requiere un empeño subjetivo y una necesidad de contacto de los pies con la tierra.
    Ella acostada, con los otros de pie frente a ella , está en una posición considerada “más cómoda” para la intervención pero que tiene un claro significado de poder. Así, es silenciada la voz de la mujer para elegir la posición de parir.

    Podemos volver un poco atrás, y decir que los espacios que ella haya elegido ocupar en sus vínculos sexuales de pareja de alguna manera intervienen en el que pueda establecer con el médico en el momento del parto. Cual será la posición que elija para parir y hacer nacer, podrá ser reconocida si se haya preparada para situarse en diferentes perspectivas vinculadas a su experiencia en el tránsito de la escena sexual. Así la posición acostada podrá también ser “su” elección para parir si es propia y no del que “la acuesta”, aceptando y reconociendo en “su” decisión esta horizontalidad en el vínculo con el equipo obstétrico.
    Es decir que no hay una posición “ideal” para parir, como tampoco hay una posición ideal para la relación sexual.

  4. Cuando digo que a veces no se puede elegir lo digo porque yo parí en un hospital publico, y no me dejaron hacer muchas cosas. No, yo no pude elegir porque no tuve a mi alcance otra alternativa.
    En mi caso : si, soy chiquita, mido 1.53 y peso 43 kilos, tuvieron que hacerme una episiotomía bastante grande para que salga la nena, fue un parto complicado y vino a asistirme el jefe de planta (el Vall D\’hebron es un hospital universitario) porque las matronas no podían con la situación.
    No fue porque el médico tuviera agenda, fue en un hospital público con médicos que no vi en mi vida.
    No me informaban de las prácticas ni preguntando, me ignoraban y aunque yo les hablaba que tenía derechos directamente no me respondían. Fue así y tuve que bancarmelo, porque no podía irme de ahí!
    Me rompieron bolsa el 19 porque tenía fecha para el día 9 . En 4 horas nació mi hija, la verdda es que la epidural (al menos en mi caso) no hizo el parto más largo.
    Conocidas y amigas parieron en las mismas circunstancias que yo (en el mismo hospital y con epidural) y no usaron espátulas ni fórceps, soy la única.

    Conozco todos los datos que me pasaste, dedico horas y horas cada día a informarme sobre este tipo de cosas, alternativas, pero en mi caso, cuando parí : NO TUVE ALTERNATIVA!

    Un beso.

  5. holis la verdad que yo si quiero que me la pongan la epidural porque no se si voy a resistir el dolor o no ademas ya ando emdia estresada con todo lo que me pasa aqui en latino america no acostumbramos dar a luz en las casa siempre vamos al hospital o clinicas y si queremes analgesico claro previa cita con el anesteciologo no hay problemas en cambio aca me dicen que cuanod pida un analegesico tengo que decir al doctor mis razones , el por que de queres y peor que solo los anestecistas para mujeres embarazadas trabajando de lunes a viernes creo que hasta las 7 pm nada mas per que yo no tengo seguro no puedo ir al hospital que quiero porque cuesta un ojo de la cara asi que em voya ir a uno mas barato pero el ms barato es el que tengo que rogar a los doctores claro si sicede dentro sus horas de su trabajo aca las comadronas no me exlplican mucho yo me entere por del analgesico por mi mama y despues que comenze a revisar en internet paginas españolas , si no nunca me ubiera enterado por ella cuando pregunte ni ellas mismas saben bien la verdad que son bien frios aca en holanda y peor que mi esposo como que no apoya mucho eso osea ni le va ni le biene a lo contrario me dicen que me ahorraria un monton de problemas si dara a luz en la casa (y dale dale con los mismo) eso ya llega a hartar demaciado diria yo .
    bueno solo espero que todo salga bieny que el su maaaa dejen de estar con el inconeo de que aver si me animo de dara zu en la casa porque dice que es lindo , que es mejor , ambiente familiar, una ves le hable de la analgesia ya hace mesesa comienzos de este año cuanod recien mi mama me dijo bueno le dije a ella lo unico que dijo fue ahhh hmmm y miro al suelo . bueno me despido antes saludos besosssssssss y o ubiera sidompor mi situacion hace rato em ubiera ido a argentina a dar a luz ahi pero como no bueno que mas queda bye byeeeeeeeee

  6. soy de argentina y tengo dos hermosos hijos un varón de cuatro años y una beba de siete mases , los dos nacieron por parto natural , el primero me pusieron goteo , me rompieron la bolsa y estuve con cuatro horas de parto fuerte hasta que al fin nació y me lo pusieron en el momento en el pecho , con la beba no me pusieron ni goteo , ni suero ,pero me rompieron la bola y nació en menos de dos horas y también me la pusieron en el pecho.SON LAS EXPERIENCIAS MÁS LINDAS , HERMOSAS Y MÁS DIFICILES QUE TUVE QUE PASAR EN MI VIDA , PERO CHICAS VALE LA PENA . aunque sientan que no van a poder yo les aseguro que si , las furzas salen de lo profundo de nosotras .la relajacion es algo muy importante que nos ayuda muchisimo. YO LES ASEGURO QUE SE PUEDE SIN PERIDURAL.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *