top menu

La acidez y las embarazadas, enemigas íntimas

Las embarazadas sufren la acidez y el reflujo desde el primer día hasta el último, por lo que los antiácidos podrían convertirse en grandes aliados si no fuese por el temor del primer trimestre.
Los estudios son tranquilizadores:

Embarazo: en algunos estudios se han detectado casos aislados de hipercalcemia y de hiper e hipomagnesemia asociados al consumo crónico de antiácidos durante el embarazo. Asimismo se han descrito casos aislados de aumento de reflejos tendinosos en los fetos y recién nacidos cuyas madres utilizaron antiácidos conteniendo aluminio o magnesio de forma crónica y a altas dosis.

Lactancia: aunque se pueden excretar pequeñas cantidades de aluminio y magnesio por la leche materna, su concentración no es lo suficientemente elevada como para producir efectos adversos en el lactante. Uso aceptado, se recomienda evitar un uso crónico y/o excesivo.

En usos normales no debería haber problemas, siempre se recomienda no abusar

Posts relacionados

dejacomentario

, , , , , , , , , , , ,