Lactancia materna, colecho y sueño

colechoJ.M. PARICIO TALAYERO
Jefe de Servicio de Pediatría. Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría. Hospital Marina Alta.
Denia, Alicante (Hospital amigo de los niños OMS/UNICEF-1999)

INTRODUCCIÓN

Los hábitos y rutinas del sueño, incluida la práctica de dormir niños y padres juntos, tienen que ver, como la lactancia, con la crianza y son temas muy interrelacionados. Orientar a los niños en la adquisición de habilidades para el comer, control de esfínteres y ritmos de sueño y ayudarles a establecer límites y niveles de responsabilidad en su proceso de socialización, son elementos necesarios para su propia seguridad y para su integración social. La presente revisión se centra en dos temas que levantan polémica en el ámbito de la crianza: la llamada “cama familiar” o compartir cama, y las prácticas de adiestramiento del sueño de los niños.

Interés del tema

El colecho tiene implicaciones con el estilo de crianza, con la lactancia materna (LM) y con el riesgo de muerte súbita infantil (MSI). Hay una tendencia a adoptar posturas extremas, tanto a favor (predominantemente entre madres y grupos pro LM) como en contra (sobre todo entre personal sanitario, médicos en especial y occidentales).

En los últimos 50 años, en las sociedades occidentales y de forma masiva se han difundido prácticas de adiestramiento del sueño de los niños que levantan controversia por su difusión universal y el tipo de estímulo conductista empleado, constituyendo para unos una solución mágica y estando reñidos para otros, con los derechos humanos y, más en concreto, con los de los niños.

Objetivos

Aclarar ideas de acuerdo con trabajos científicos bien realizados. Poder aconsejar a madres, padres y profesionales sobre la práctica de CL (colecho) y acerca de la idoneidad de las técnicas de adiestramiento del sueño.

Metodología

Para la presente revisión se han tenido en cuenta los trabajos originales, de revisión de casos y los de casos y controles. Los trabajos de revisión de casos no aportan evidencia alguna. Los trabajos de casos y controles, si están bien hechos (recogida correcta de todas las variables relevantes, contrastar entre casos MSI (muerte súbita infantil) y controles no fallecidos y realizar un ajuste con algún método multivariante apropiado) sí que aportan evidencia. No obstante, dada la escasez de referencias bibliográficas en el caso concreto del tema del adiestramiento del sueño, se han incluido trabajos de revisión y opiniones de expertos.

COLECHO

Definción de colecho

El término “colecho” (CL) no existe en castellano; es un neologismo proveniente del inglés co-sleeping, idioma en el que también se emplea bed-sharing o compartir cama. Es la práctica de dormir los niños con otro adulto, generalmente en la cama y con la madre, con frecuencia y bastantes horas. (para algunos implicaría todas o casi todas las noches y un mínimo de 4 horas). Puede consistir en compartir superficies distintas de la cama (sofás, sillones, etc.) y también con otros adultos (padre y madre por ejemplo) e incluso con otros hermanos. No hay una práctica estándar de CL, lo que dificulta los estudios sobre sus implicaciones.

Prácticas seguras para dormir lactantes (Hay evidencias difíciles de refutar de que disminuyen el riesgo de MSI):

Ponerlos a dormir en decúbito supino .

Tomar pecho

No fumar los padres, ni haberlo hecho durante el embarazo.

Dormir en la misma habitación

Usar chupete

Argumentos a favor del colecho.

Antropológico-etnológico.

Es una práctica ancestral muy extendida en los humanos, con cifras entre el 5 y el 10016 dándose las cifras más bajas en Occidente desde los últimos 200 años  argumentando, sin pruebas, que una separación precoz de la madre favorecería una mayor autonomía del niño.

En zonas en las que el CL está muy extendido (Japón, Hong- Kong, inmigrantes de Bangladesh en Londres), la MSI tiene muy escasa incidencia.

Aumenta la independencia y mejora el desarrollo psicológico de los niños y no da ninguno de los pretendidos problemas conductuales o de personalidad.

Mejora la estabilidad respiratoria, al oxigenación, la termorregulación o el aumento de temperatura, provoca despertares sincronizados con la madre, disminuye las fases profundas del sueño, y otros efectos fisiológicos sin que se sepa de algunos cual es su importancia.

Aumenta la prevalencia y duración de la LM y la producción de leche, y aumenta las horas de sueño de las madres que amamantan  siendo todo ello discutible, pues hay trabajos a favor  y otros en contra , argumentando los primeros que como la LM protege de la MSI, el colecho, indirectamente prevendría la MSI. Aunque hay aún controversia acerca de si la LM protege de la MSI, dadas los beneficios comprobados de la LM, bastaría con que fuese cierta la relación entre CL y LM.

Comentarios a todo este punto de argumentos a favor :

Los trabajos con asignación ecológica de variables (Hong Kong, Bangladesh) pueden tener puntos débiles de argumentación, son además antiguos y replicados todos por un mismo equipo.

Gran parte de toda esta argumentación se debe casi en exclusiva a un equipo de antropologos y neurólogos de USA, McKenna, Mosko y Richard y sus trabajos han sido muy controvertidos.

Argumentos en contra falsos por basarse en trabajos mal diseñados

Revisión de series de casos de MSI en los que a partir del porcentaje encontrado (40 a 50%) de CL en niños MSI se deduce que es una practica arriesgada (si no hay controles o no se conoce el porcentaje de CL en la población de referencia no se puede deducir eso)

Presentación de series de casos en los que hay tendenciosidad alarmante o ignorancia básica en estadística en los autores ya que si los niños MSI que practicaban CL, dormían la mayoría (90 a 98%) en decúbito prono, no se puede achacar al CL la MSI, al menos sin haber ajustado por medio de un análisis multivariante .

Presentación de confusos trabajos de casos y controles a partir de, en realidad, revisiones de casos de MSI, sin controles no MSI:

MSI en población blanca frente a MSI en población negra   (como hay más MSI y más colecho en población negra, el CL estaría relacionado con el MSI);

MSI con CL frente a MSI sin CL  (como los MSI con CL eran más jóvenes al morir, el CL y el MSI están relacionados).

Obviar que el CL se suele asociar, en determinados grupos sociales a otros factores de riesgo de MSI comprobados (tabaco, alcohol, drogas, camas blandas…) .

Presentación de los resultados del análisis univariante, sin ajuste por el resto de variables. Algunos trabajos muy bien realizados muestran como variables significativas que aparecen en el univariante, desaparecen o cambian de sentido en el multivariante: Por ejemplo en un trabajo  encuentran un OR no ajustado de CL para MSI de 3.0 (1,9 a 4,6); en el multivariante desaparece esta relación si no se asocia a otras prácticas de riesgo (tabaco, cansancio, compartir sofá…

Prácticas comprobadas de colecho arriesgado (“colecho mal hecho”)

Con madre o padre fumadores

Con padres que han tomado alcohol o drogas

Con hermanos .

En sofá, cama blanda, con almohadas o cobertores

Con padres cansados o en la ultima parte de la noche

En condiciones de hacinamiento en la vivienda .

EL SUEÑO

Evolución del patrón del sueño

El dormir, al igual que el caminar o el control de esfínteres, es un proceso evolutivo que se va adaptando a las necesidades de cada época de la vida. Los bebés menores de 6 meses, con sólo dos fases de sueño de las cinco que tendrá de adulto, se despiertan con frecuencia, de día y de noche, porque necesitan comer muchas veces debido al enorme incremento de peso que realizan en esa edad . También hay cada vez más consenso en que esta actitud forma parte del programa de vinculación y desarrollo de la afectividad con el que los bebés vienen al mundo para asegurar su supervivencia y socialización y que la oxitocina, segregada durante el contacto social (lactancia, contacto piel con piel..), juega un papel fundamental en este proceso .

Aunque a partir del segundo semestre de la vida van apareciendo las fases de sueño del adulto, el inicio del sueño, su periodicidad y duración son muy diferentes, con habitual rechazo a iniciarlo por angustia de separación y frecuentes despertares debidos a la adaptación a las nuevas fases de sueño adquiridas, a la menor duración del ciclo completo de sueño (la mitad que en el adulto) y a la ansiedad que pueden provocar los sueños, en directa relación con lo vivido durante el día .

A los 5- 6 años, la misma época en que se suele alcanzar la plena maduración del esfínter vesical, con desaparición de la enuresis nocturna, se consigue un patrón de sueño parecido al de la vida adulta.

“Adiestramiento” del sueño

Pretender adiestramientos del sueño que ignoren su natural desarrollo y difundir falsas expectativas entre los padres acerca conflictos, sino de crearlos, máxime cuando estos métodos suelen obviar e impedir los mecanismos de vinculación muy relacionados con la oxitocina, debido a que emplean metodología conductista con estímulos negativos que aumentan el nivel de estrés, produciendo hormonas (cortisol, adrenalina) que inhiben la producción de oxitocina.

En 1981, Valman, apoyándose en la definición de Powell de 1972 : insomnio infantil “por malos hábitos”, desarrolla un método de corrección de estos supuestos malos hábitos basado en dejar llorar a los niños con dificultades para conciliar el sueño o con interrupciones del mismo, de acuerdo a una tabla de tiempos progresivamente más largos que hay que esperar antes de ir a ver al niño que llora por la noche. Ni la definición de Powell está avalada por ningún estudio ni previo ni posterior, ni tampoco la eficacia o posibles consecuencias del método de Valman. Dos autores posteriores copiaron literalmente, con tabla de tiempos incluida, el método de Valman, sin realizar tampoco estudios de comprobación y eficacia, ni previos ni posteriores. Hay estudios  que demuestra el riesgo emocional derivado de las situaciones de estrés, pero aún no se han realizado evaluaciones de las consecuencias físicas y psicológicas a corto y largo plazo que pueden tener la aplicación de este método de adiestramiento. Independientemente de todo ello, quien esto escribe, encuentra difícil distinguir entre aplicación sistemática de estímulos de tipo castigo a niños y maltrato infantil. Frente a teorías de índole conductista que logran imponer límites artificiosos, ignorando no sólo el patrón normal de sueño en cada edad, sino la capacidad de entendimiento del niño, existen otras tendencias basadas en la creencia de que los niños, incluso muy pequeños, pueden entenderlo todo si se les explica adecuadamente, especialmente si se les demuestra amor, tratándolos con ternura al hacerlo.

CONCLUSIONES

El “colecho” es una práctica ancestral de la humanidad, prácticamente universal mientras la vivienda fue de reducidas dimensiones y muy extendida aún en nuestra sociedad. Aunque es evidente que aporta seguridad y calor a los niños y comodidad a la madre lactante, no está demostrado que sea de obligatoria necesidad para un correcto desarrollo emocional de los humanos y tampoco para mantener una lactancia materna prolongada.

No causa problemas, salvo en caso de obesidad, tabaquismo, ingesta de alcohol, sedantes o drogas, o hacerlo en superficies blandas o distintas de la cama o con almohadas.

La abrumadora evidencia de que la lactancia materna es mejor para la salud de los niños, de las madres y de la sociedad en general, no existe en cambio sobre el “colecho” sino todo lo contrario: hay mucha controversia, tanto sobre su relación con la lactancia materna como sobre la muerte súbita infantil.

El “colecho” es una opción no médica que no interfiere con la lactancia, pudiendo resultar cómoda o no, por lo que se debe valorar y asumir en cada familia. Tan prejuicio es negarlo drásticamente como recomendarlo universalmente, como si de cualquiera de las dos posturas dependiese el futuro psíquico de nuestros hijos. Ambas posiciones son extremas y pueden ocasionar problemas. Son desconocidos los efectos a largo plazo sobre el psiquismo de niños a los que se aplica un tratamiento conductista con estímulos enteramente aversivos como modelo de educación de resolución de conflictos desde edades tempranas de la vida. Los tratamientos conductistas pueden resultar adecuados en casos diagnosticados y comprobados de auténtica disfunción patológica del sueño o de otra función, pero no hay razones para utilizarlos universal y rutinariamente como estilo educativo en niños sanos; en cualquier caso y para lo que nos compete en este foro, nunca deben interferir con técnicas adecuadas de lactancia, ni con el afecto y respeto debido al colectivo más entrañable de seres humanos: las niñas y niños de corta edad.

BIBLIOGRAFÍA

Academy of Breastfeeding Medicine. ABM protocols. Clinical Protocol numbre 6. Guideline on Co-Sleeping and Breastfeeding. www.bfmed.org/protocol/proto6.htm 2003.

Sociedad Argentina de Pediatría. Colecho: Actualización y reflexión a comienzos del año 2000. http://www.sap.org.ar/ 2000.

Carpenter RG, Irgens LM, Blair PS, England PD, Fleming P, Huber J, et al. Sudden unexplained infant death in 20 regions in Europe: case control study. Lancet 2004;363(9404):185-91.

McGarvey C, McDonnell M, Chong A, O’Regan M, Matthews T. Factors relating to the infant’s last sleep environment in sudden infant death syndrome in the Republic of Ireland. Arch Dis Child 2003;88(12):1058-64.

Hauck FR, Herman SM, Donovan M, Iyasu S, Merrick Moore C, Donoghue E, et al. Sleep environment and the risk of sudden infant death syndrome in an urban population: the Chicago Infant Mortality Study. Pediatrics 2003;111(5 Part 2):1207-14.

Ford RP, Taylor BJ, Mitchell EA, Enright SA, Stewart AW, Becroft DM, et al. Breastfeeding and the risk of sudden infant death syndrome. Int J Epidemiol 1993;22(5):885-90.

McVea KL, Turner PD, Peppler DK. The role of breastfeeding in sudden infant death syndrome. J Hum Lact 2000;16(1):13-20.

Blair PS, Fleming PJ, Smith IJ, Platt MW, Young J, Nadin P, et al. Babies sleeping with parents: case-control study of factors influencing the risk of the sudden infant death syndrome. CESDI SUDI research group. Bmj 1999;319(7223):1457-61.

Ford RP, Mitchell EA, Scragg R, Stewart AW, Taylor BJ, Allen EM. Factors adversely associated with breast feeding in New Zealand. J Paediatr Child Health 1994;30(6):483-9.

Fleming PJ, Blair PS, Bacon C, Bensley D, Smith I, Taylor E, et al. Environment of infants during sleep and risk of the sudden infant death syndrome: results of 1993-5 case-control study for confidential inquiry into stillbirths and deaths in infancy. Confidential Enquiry into Stillbirths and Deaths Regional Coordinators and Researchers. Bmj 1996;313(7051):191-5.

L’Hoir MP, Engelberts AC, van Well GT, McClelland S, Westers P, Dandachli T, et al. Risk and preventive factors for cot death in The Netherlands, a low-incidence country. Eur J Pediatr 1998;157(8):681-8.

L’Hoir MP, Engelberts AC, van Well GT, Damste PH, Idema NK, Westers P, et al. Dummy use, thumb sucking, mouth breathing and cot death. Eur J Pediatr 1999;158(11):896-901.

Hauck FR, Omojokun OO, Siadaty MS. Do pacifiers reduce the risk of sudden infant death syndrome? A meta-analysis. Pediatrics 2005;116(5):e716-23.

Mitchell EA, Blair PS, L’Hoir MP. Should pacifiers be recommended to prevent sudden infant death syndrome? Pediatrics 2006;117(5):1755-8.

Li DK, Willinger M, Petitti DB, Odouli R, Liu L, Hoffman HJ. Use of a dummy (pacifier) during sleep and risk of sudden infant death syndrome (SIDS): population based case-control study. Bmj 2006;332(7532):18-22.

McCoy RC, Hunt CE, Lesko SM, Vezina R, Corwin MJ, Willinger M, et al. Frequency of bed sharing and its relationship to breastfeeding. J Dev Behav Pediatr 2004;25(3):141-9.

Cortesi F, Giannotti F, Sebastiani T, Vagnoni C. Cosleeping and sleep behavior in Italian school-aged children. J Dev Behav Pediatr 2004;25(1):28-33.

Liu X, Liu L, Wang R. Bed sharing, sleep habits, and sleep problems among Chinese school-aged children. Sleep 2003;26(7):839- 4.

Willinger M, Ko CW, Hoffman HJ, Kessler RC, Corwin MJ. Trends in infant bed sharing in the United States, 1993-2000: the National Infant Sleep Position study. Arch Pediatr Adolesc Med 2003;157(1):43-9.

Brenner RA, Simons-Morton BG, Bhaskar B, Revenis M, Das A, Clemens JD. Infant-parent bed sharing in an inner-city population. Arch Pediatr Adolesc Med 2003;157(1):33-9.

Weimer SM, Dise TL, Evers PB, Ortiz MA, Welldaregay W, Steinmann WC. Prevalence, predictors, and attitudes toward cosleeping in an urban pediatric center. Clin Pediatr (Phila) 2002;41(6):433-8.

Paterson J, Tukuitonga C, Butler S, Williams M. Infant bed-sharing among Pacific families in New Zealand. N Z Med J 2002;115(1154):241-3.

Yang CK, Hahn HM. Cosleeping in young Korean children. J Dev Behav Pediatr 2002;23(3):151-7.

Hooker E, Ball HL, Kelly PJ. Sleeping like a baby: attitudes and experiences of bedsharing in northeast England. Med Anthropol 2001;19(3):203-22.

Rigda RS, McMillen IC, Buckley P. Bed sharing patterns in a cohort of Australian infants during the first six months after birth. J Paediatr Child Health 2000;36(2):117-21.

Reimao R, De Souza JC, Gaudioso CE. Sleep habits in Native Brazilian Bororo children. Arq Neuropsiquiatr 1999;57(1):14-7.

Reimao R, de Souza JC, Gaudioso CE, Guerra Hda C, Alves AdC, Oliveira JC, et al. Sleep characteristics in children in the isolated rural African-Brazilian descendant community of Furnas do Dionisio, State of Mato Grosso do Sul, Brazil. Arq Neuropsiquiatr 1999;57(3A):556- 60.

Reimao R, De Souza JC, Medeiros MM, Almirao RI. Sleep habits in native Brazilian Terena children in the state of Mato Grosso do Sul, Brazil. Arq Neuropsiquiatr 1998;56(4):703-7.

Eades SJ, Read AW. Infant care practices in a metropolitan aboriginal population Bibbulung Gnarneep Team. J Paediatr Child Health 1999;35(6):541-4.

Latz S, Wolf AW, Lozoff B. Cosleeping in context: sleep practices and problems in young children in Japan and the United States. Arch Pediatr Adolesc Med 1999;153(4):339-46.

Mosko S, McKenna J, Dickel M, Hunt L. Parent-infant cosleeping: the appropriate context for the study of infant sleep and implications for sudden infant death syndrome (SIDS) research. J Behav Med 1993;16(6):589-610.

Davies DP. Cot death in Hong Kong: a rare problem? Lancet 1985;2(8468):1346-9.

Gantley M, Davies DP, Murcott A. Sudden infant death syndrome: links with infant care practices. Bmj 1993;306(6869):16-20.

Lee NN, Chan YF, Davies DP, Lau E, Yip DC. Sudden infant death syndrome in Hong Kong: confirmation of low incidence. Bmj 1989;298(6675):721.

Javo C, Ronning JA, Heyerdahl S. Child-rearing in an indigenous Sami population in Norway: a cross-cultural comparison of parental attitudes and expectations. Scand J Psychol 2004;45(1):67-78.

Okami P, Weisner T, Olmstead R. Outcome correlates of parent-child bedsharing: an eighteen-year longitudinal study. J Dev Behav Pediatr 2002;23(4):244-53.

Mosko S, Richard C, McKenna J. Infant arousals during mother-infant bed sharing: implications for infant sleep and sudden infant death syndrome research. Pediatrics 1997;100(5):841-9.

Mosko S, Richard C, McKenna J, Drummond S, Mukai D. Maternal proximity and infant CO2 environment during bedsharing and possible implications for SIDS research. Am J Phys Anthropol 1997;103(3):315-28.

Richard CA. Increased infant axillary temperatures in non-REM sleep during mother-infant bed-sharing. Early Hum Dev 1999;55 2):103- 11.

Richard CA, Mosko SS, McKenna JJ. Apnea and periodic breathing in bed-sharing and solitary sleeping infants. J Appl Physiol 1998;84(4):1374-80.

McKenna JJ, Mosko SS, Richard CA. Bedsharing promotes breastfeeding. Pediatrics 1997;100(2 Pt 1):214-9.

Quillin SI, Glenn LL. Interaction between feeding method and co-sleeping on maternal-newborn sleep. J Obstet Gynecol Neonatal Nurs 2004;33(5):580-8.

Baddock SA, Galland BC, Bolton DP, Williams SM, Taylor BJ. Differences in infant and parent behaviors during routine bed sharing compared with cot sleeping in the home setting. Pediatrics 2006;117(5):1599-607.

Blair PS, Ball HL. The prevalence and characteristics associated with parent-infant bed-sharing in England. Arch Dis Child 2004;89(12):1106-10.

Ball HL. Breastfeeding, bed-sharing, and infant sleep. Birth 2003;30(3):181-8.

Pollard K, Fleming P, Young J, Sawczenko A, Blair P. Night-time nonnutritive sucking in infants aged 1 to 5 months: relationship with infant state, breastfeeding, and bed-sharing versus room-sharing. Early Hum Dev 1999;56(2-3):185-204.

Flick L, White DK, Vemulapalli C, Stulac BB, Kemp JS. Sleep position and the use of soft bedding during bed sharing among African American infants at increased risk for sudden infant death syndrome. J Pediatr 2001;138(3):338-43.

Alexander RT, Radisch D. Sudden infant death syndrome risk factors with regards to sleep position, sleep surface, and co- leeping. J Forensic Sci 2005;50(1):147-51.

Li L, Fowler D, Liu L, Ripple MG, Lambros Z, Smialek JE. Investigation of sudden infant deaths in the State of Maryland (1990- 2000). Forensic Sci Int 2005;148(2-3):85-92.

James C, Klenka H, Manning D. Sudden infant death syndrome: bed sharing with mothers who smoke. Arch Dis Child 2003;88(2) 112-3.

Person TL, Lavezzi WA, Wolf BC. Cosleeping and sudden unexpected death in infancy. Arch Pathol Lab Med 2002;126(3):343-5.

Thogmartin JR, Siebert CF, Jr., Pellan WA. Sleep position and bedsharing in sudden infant deaths: an examination of autopsy findings. J Pediatr 2001;138(2):212-7.

Gessner BD, Ives GC, Perham-Hester KA. Association between sudden infant death syndrome and prone sleep position, bed sharing, and sleeping outside an infant crib in Alaska. Pediatrics 2001;108(4):923-7.

Kemp JS, Unger B, Wilkins D, Psara RM, Ledbetter TL, Graham MA, et al. Unsafe sleep practices and an analysis of bedsharing among infants dying suddenly and unexpectedly: results of a four-year, population- based, death-scene investigation study of sudden infant death syndrome and related deaths. Pediatrics 2000;106(3):E41.

Unger B, Kemp JS, Wilkins D, Psara R, Ledbetter T, Graham M, et al. Racial disparity and modifiable risk factors among infants dying suddenly and unexpectedly. Pediatrics 2003;111(2):E127-31.

Carroll-Pankhurst C, Mortimer EA, Jr. Sudden infant death syndrome, bedsharing, parental weight, and age at death. Pediatrics 2001;107(3):530-6.

Jové Montanyola R. Dormir sin lágrimas. Ed. La Esfera de los libros; Madrid, 2006

Palmer LF. The chemistry of attachment. Attachment Parenting International News, 2002;5(2). En: http://www.attachmentparenting.org/artchemistry. shtml

Febo M, Numan M, Ferris CF. Functional magnetic resonance imaging shows oxytocin activates brain regions associated with mother-pup bonding during suckling. J Neurosci. 2005 Dec 14;25(50):11637-44.

Kendrick KM. Oxytocin, motherhood and bonding. Exp Physiol. 2000 Mar;85 Spec No:111S-124S.

Nelson EE, Panksepp J. Brain substrates of infant-mother attachment: contributions of opioids, oxytocin, and norepinephrine. Neurosci Biobehav Rev. 1998 May;22(3):437-52.

Carter CS. Neuroendocrine perspectives on social attachment and love. Psychoneuroendocrinology. 1998 Nov;23(8):779-818.

Valman HB. ABC of 1 to 7. Sleep problems. Br Med J (Clin Res Ed). 1981 Aug 8;283(6288):422-3.

Powell BW. Sleep disorders in childhood. Practitioner. 1972 Feb;208(244):198-202.

Ferber R. Sleep, sleeplessness, and sleep disruptions in infants and young children. Ann Clin Res. 1985;17(5):227-34.

Estivill E, de Bejar S. Duérmete niño. Ed. Plaza y Janés; Barcelona, 1996.

Schore AN. Dysregulation of the right brain: a fundamental mechanism of traumatic attachment and the psychopathogenesis of posttraumatic stress disorder.Aust N Z J Psychiatry. 2002 Feb;36(1):9- 30.

Sobre Gi

Soy Gisela, treintañera, argentina, madre de dos loquitas preciosas de 7 y 13 años y recientemente de Baby Oliver. Lo mío es cada unos años :P Mi día está lleno de webs, blogs, social media, cosas bonitas, juegos y manualidades. Intento aprender fotografía, me gusta la cocina, la repostería y me pierde comer chocolate. Me gusta la ropa pero no la moda, me gustan las series pero no la TV, me gustan los bolis pero no escribo nunca, y me pierden los libros pero no tengo tiempo para leer tantos como compro. Autodidacta, hablo mucho, odio usar tacones a pesar de ser bajita, me gusta llevar moños y a veces pintarme las uñas de rojo.

13 comentarios en “Lactancia materna, colecho y sueño

  1. quisiera saber si debo tomar algun suplemento para evitar descalsificacion de los huesos ya que planeo dar de lactay un año mas.y mi hijo nacio en octubre del 2008.
    gracias.

  2. Patricia, es suficiente con que te alimentes correctamente, y consumas alimentos con calcio, como la leche y sus derivados (quesos, yogures, etc).
    Me alegro que haya madres que aun valoran la lactancia.

    Saludos.

  3. Me parece formidable este artículo, se convertirá en una herramineta de trabajo, ya que soy asesora de lactancia Materna en un centro de salud de mi ciudad y riño mucho con los medicos al respecto.

  4. Tengo un niño de dos años y medio con el que duermo, el caso es que antes de dormir siempre le acaricio la espalda y le doy abrazos, últimamente empieza a masturbarse y a veces lo hace antes de dormir, y mi marido dice que eso es repulsivo, me gustaría encontrar información para convencerle de que no es bueno cambiar mi actitud, yo le digo que no le podemos dar importancia todavía, el niño simplemente se frota con su osito de dormir y yo no le doy importancia, no quiero dejarle solo, solo porque haga eso.

  5. me gusto mucho encontrar un sitio donde me explican q no es tan malo el colecho, ya que tenia muchas dudas sobre esto, aunque me gustaria que mi bebe de 10 meses ya durmiera toda su noche sola y no tuviera esos despertares nocturnos, el unico inconveniente que veo en esta practica son las posturas q tomamos las madres al dar lactancia

  6. tengo 3 bebes de 9 meses 2 y 4 años, la mayor asiste a preescolar y ha tomado comportamientos que antes no tenia (mentir, rebeldia, agresion) .
    mis preguntas son: a que se debe esto, como controlarlo. y como hacer para que el bebe de 2 años no tome las mismas actitudes que su hermana.

  7. estoy feliz de encontrar este articulo mi hijo tiene 3 años,le di el pecho hasta los 18 meses y desde los 6 meses duerme con nosotros siempre que el quiere y aunque le estamos intentando dar lecciones sobre su independencia en el momento del sueño el nos las da a nosotros a diario sobre lo mucho que nos necesita a su papi y a mi. no tengo apoyo famliar en este sentido puesto que mi madre opina que le estoy haciendo un niño mimado, pero amigas teniais que conocer a mi hijo como el dice es hulk un tio fuerte y sano que es lo unico que a mi me importa.

  8. le di a mi primer hijo 12 meses y mi segunda hija 29 meses.quiero saber si el pecho se retira solo y si a mi me aquedado alguna dolecia en los huesos por el calcio. sobre el sueño ella duerme con nosotros y yo no veo que eso sea un problema.

  9. gracias por este gran articulo , tengo un bebe de 16 meses el cual adora su “pi” es como llama al pecho el me necesita y yo estaba realmente empezando a preocuparme por despertarse tantas veces llorando en la noche, la verdad es que la familia es la que más me hace preocuparme por hacerme sentir que le estoy mal acostumbrando, por lo menos ya no siento que soy la única yo solo quiero lo mejor para el y sufría sobretodo por los consejos desafortunados de separarlo de mi para que el niño se le quitara la manía gracias de verdad ya no siento que tengo un problema sino un bebe que criar con amor y paciencia pues me necesita y verdaderamente me gratifica saber que es así. un beso

  10. considero que el dormir con los hijo es lo mejor que hay asi uno aprevecha cada momento con ellos por que uno no se da cuenta y ya estan grandes, yo duermo con mi hija de 4 meses y es genial me siento mas segura de que esta bien y por cualquier cosa estoy junto a ella, ademas asi duerme tranquilita no se despieerta hasta la mañana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *