Libros para leer con los abuelos

Abuelos y abuelas, cariñosos, cascarrabias, sabios, desmemoriados, alegres, manitas, en el piso de abajo, en el pueblo o en otro continente… hay muchos tipos de abuelos, pero en cualquier caso, las relaciones entre ellos y los nietos siempre son de una forma u otra especiales, y mayoritariamente teñidas de un mucho cariño. Se trata de un vínculo entre dos generaciones opuestas: La experiencia, edad y sabiduría de los abuelos y abuelas contrasta con la inexperiencia, inocencia y corta edad de los nietos y nietas. Los abuelos nos cuidan y miman y pueden ser un gran apoyo en momentos difíciles una vez crecemos, pero también el nieto puede servir para generar alegría y buenos momentos y comprensión a esos abuelos que tienen algún problema o enfermedad. En cualquier caso dos generaciones que a pesar de tener visiones de la vida muy distintas se entienden mutuamente a la perfección.

Cómo homenaje a estas relaciones tan especiales desde boolino os recomendamos esta selección de libros para todas las edades:

jardin-del-abuelo__

El jardín del abuelo de la autora e ilustradora Lane Smith, editado por Océano Travesía (+3 años)

El abuelo vive entregado a su jardín. Una tarea en la que le ayuda su nieto, dando forma a todos esos arbustos que funcionan como un recordatorio de los grandes momentos de la vida del abuelo que, a veces, ya no recuerda. Un abuelo artista que se resiste a olvidar y que, tijera de podar en mano, irá dando forma a sus recuerdos a través del verdor de las plantas.

Este arte topiario servirá como un viaje y un recordatorio, tanto para el abuelo como para el nieto, que irá repasando todos los sucesos importantes de la vida de su abuelo inmortalizados en las plantas.

El jardín del abuelo refleja la importancia de las relaciones intergeneracionales y cómo estas preservan del olvido las historias y los recuerdos de los que han dejado de recordar o se han ido. La importancia de la memoria es fundamental, para no olvidar, para aprender del pasado y construir el futuro.

Las espectaculares ilustraciones de Lane Smith juegan con el blanco y negro de los troncos de los árboles y los personajes de la historia, y el verde de las figuras que abuelo y nieto crean en el jardín. Un contraste que permite destacar con claridad aquello que pertenece a los recuerdos y aquellos que pertenece al presente.

Una historia emotiva, profunda y tierna que conmoverá a niños y adultos.

3723

Elefante del autor e ilustrador Petr Horáček, editado por Editorial Juventud. (+3 años)

El protagonista de este cuento está aburrido y no tiene a nadie con quien jugar. Sus abuelos están ocupados y no tienen tiempo para él, así que decide jugar con su gran y torpe elefante. Y aunque a veces es un poco desastre y tira algunas cosas, siempre está dispuesto a jugar con él. Elefante narra la historia de un niño que, ante el aburrimiento, no necesita más que su iniciativa y su gran imaginación para divertirse. Un libro que nos habla de la importancia de desarrollar esa imaginación innata en los niños.

Los niños a esta edad están aprendiendo a distinguir la realidad de la fantasía, algo que muestra el libro de manera excepcional y con naturalidad: el elefante, real o no, forma parte de la cotidianidad de los abuelos y el niño.

También vemos la importancia de los abuelos en la vida de los niños. Son la figura que otorga seguridad, dejando al niño que experimente de manera individual pero también apoyándole, cuidándole y queriéndole. No le reprenden cuando ensucia o tira algo y respetan su espacio para soñar e imaginar. El protagonista es autónomo y en vez de adoptar una actitud negativa ante la imposibilidad de jugar con sus abuelos, se adapta a la situación y busca alternativas.

unnamed

También os queremos recomendar un libro para los más mayores: Sopa de abuelo del autor Mario Santz e ilustrado por Albert Asensio, de la editorial Banbulinka Books (+12 años)

Sopa de abuelo es un relato breve que narra la historia de un abuelo y su nieta enferma. Catalina ha decidido dejar de comer, ni sus padres ni sus compañeros saben qué hacer para sacarla de ese vacío que la aplasta; sólo Ezra, su abuelo, tiene la receta mágica para devolverle la alegría.

A través de los alimentos, que nutren y unen a las personas a través del tiempo, Catalina y su abuelo establecerán un lazo afectivo indestructible y especial que fortalecerá el ánimo de Catalina.

Sopa de abuelo es una historia de superación, de amor y de vida; la sopa del abuelo alimenta el cuerpo y el espíritu de Catalina y crea puentes a través de su vida y otras vidas, pasadas, presente y futuras, que también han comido y comerán esa receta cocinada a través del tiempo.

A través de una prosa lírica y delicada, Mario Santz va narrando, día a día, los avances de Catalina y el abuelo Ezra, una historia salpicada con las ilustraciones realistas de Albert Asensio que remiten a las acuarelas que Ezra y Catalina dibujan cada día.

Un relato lírico, cálido y luminoso que conmoverá a jóvenes y adultos.

mi-abuelo-libro

Y por último no puede faltar en esta selección: Mi abuelo de la autora e ilustradora Marta Altés, editado por Macmillan (+3 años)

 Mi abuelo se está haciendo mayor. Pero él es así, y por eso le quiero.

Mi abuelo es un libro para niños que emocionará también a adultos, tierno y lleno de cariño que ilustra muy bien una realidad en muchas familias: La demencia senil o el alzheimer, y el papel, que en estos casos, pueden jugar los niños en la vida de los abuelos que se sienten solos o se encuentran en esta complicada situación. El niño hace recordar, invita a juegos, da cariño y al fin y al cabo ofrece comprensión a un abuelo que se siente sólo y desorientado cuando su nieto no está.

Sobre Gi

Soy Gisela, treintañera, argentina, madre de dos loquitas preciosas de 7 y 13 años y recientemente de Baby Oliver. Lo mío es cada unos años :P Mi día está lleno de webs, blogs, social media, cosas bonitas, juegos y manualidades. Intento aprender fotografía, me gusta la cocina, la repostería y me pierde comer chocolate. Me gusta la ropa pero no la moda, me gustan las series pero no la TV, me gustan los bolis pero no escribo nunca, y me pierden los libros pero no tengo tiempo para leer tantos como compro. Autodidacta, hablo mucho, odio usar tacones a pesar de ser bajita, me gusta llevar moños y a veces pintarme las uñas de rojo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *