Llevar a tu bebé

En muchas culturas, lo habitual es que el bebé esté siempre pegado a su madre. Desde el rebozo en México hasta el amauti utilizado por la tribu inuit en Alaska, las madres de todo el mundo llevan a sus bebés a cuestas a todas partes. Las ventajas son muchas y variadas.
ergo-babyAl nacer, el bebé todavía no tiene sus capacidades cerebrales desarrolladas. Según los antropólogos, debido a la limitación de espacio del canal pélvico, su desarrollo debe proseguir en el espacio exterior. Al igual que los canguros, que nacen muy diminutos, trepan hasta la bolsa marsupial y continúan su crecimiento fuera de su madre, muchos científicos consideran que los humanos tenemos un comportamiento similar y que el embarazo dura en realidad 18 meses: 9 dentro y 9 fuera. Así, lo más natural es que la madre continué con su bebe cerca del corazón siempre que pueda. Si, además, esto es lo mejor para el bebé y facilita la vida a la madre, no se puede pedir más.

Sabemos que nuestra sociedad relaciona con frecuencia el llevar al hijo en brazos con malcriarlo. Intentaremos darte la información necesaria para dar la vuelta a este tópico y que tu hijo, en lugar de llorar para que lo tomes en brazos, te pida que lo dejes en el suelo. Es muy importante también que los niños pasen largos periodos de tiempo en el suelo, pero siempre que tengas que desplazarte o simplemente cuando notes que el bebé esté cansado de estar en el suelo, ponlo en la bandolera y continúa haciendo tus tareas. A medida que la niña crezca deseará estar más tiempo fuera de tus brazos, lo cual es una suerte, ¡porque también pesará más!

¿Mochila o bandolera?

Es muy posible que tengas que probar varios sistemas de bandoleras o mochilas adaptados a los diferentes tamaños que tendrá tu bebe. Nosotros nos decantamos por las bandoleras más que por las mochilas, pues son más versátiles y no cargan tanto la espalda. Debes buscar la comodidad, procurando que el peso se distribuya bien por toda la espalda y el hombro, y que resulte fácil de poner y ajustar a tu cuerpo. También el bebé, al crecer, cambiará de posición en la bandolera, pasando de acostado durante los primeros meses a sentado como un indio sobre tu cadera. Normalmente tendrás siempre las dos manos libres para, por ejemplo, empujar el cochecito de tu hijo mayor o el carro de la compra, pero siempre que te agaches, agarra al bebé con una mano y evita movimientos bruscos. Yo habitualmente siempre llevo mi mano por delante de Marina justo donde se acaba la bandolera o juego con sus manitas. A veces, gracias a que tengo la mano en su espalda cuando la llevo en mi cadera, puede tirarse para atrás sin peligro, juego que le encanta. La bandolera la lleva siempre lo más alto posible, con los brazos dentro o fuera de ella.
Algunas precauciones
Ten mucho cuidado si estás cocinando o tomas algo caliente que pudiera caer sobre el bebé. Alguna vez he comido con mi hija en la bandolera, pero cubriéndola con un trozo de gasa o servilleta para evitar que cayera comida sobre ella. Cuando se duerme en la bandolera, la dejo suavemente en la cama y la tapo con la misma tela. Ten en cuenta que una bandolera nunca puede ser un sustituto de una sillita para coche.

Ni se nota

Cuando Marina tenía unos dos meses acudía una vez por semana a clases de posparto. Antes de la clase iba siempre al mismo bar a desayunar llevando a mi hija en la bandolera. No se notaba nada. Cuando alguien encendía un cigarrillo, cambiaba de lugar porque sabía que ignoraban la presencia de mi bebito y quería ser discreta. Un día, Marina se despertó y pegó cuatro gritos de auténtico bebé. El bar enmudeció. Todos pensaban que llevaba una bolsa, no un bebé. La puse al pecho, sin que me vieran, y enseguida se calmó.
Ventajas de llevar a tu bebé
La intimidad entre madre e hijo es mucho mayor. El instinto maternal se basa en una serie de hormonas (como la prolactina y oxitocina) que deben ser estimuladas bastante a menudo (aproximadamente cada 20 minutos). La presencia continua del bebé hace que el sistema biológico permanezca alerta y activo. Cuanto mas alto y estable sea el nivel hormonal, más fácil será la crianza, y más segura se sentirá la madre porque conocerá mejor a su hija.

Ayuda a que la comunicación entre los dos sea mejor y a que la madre se dé cuenta más fácilmente de las necesidades del bebé. Así, puede anticiparse a las peticiones del bebé antes de que él las solicite.

Al recordar al bebé la sensación de cuando estaba en la barriga, reduce su nivel de estrés y se siente más arropado.

Los bebés lloran mucho menos y están menos nerviosos. Según Pediatrics, una reducción del 43% durante el día y un 51% por la noche.

Duermen con más facilidad y durante más tiempo.

Tienen un índice de cólicos y de vómitos menor.

Los niños cargados en brazos acostumbran a ser más independientes y tener mayor autoestima, ya que sus necesidades se han cubierto sin demora.

Los bebés prematuros que se pasean en brazos, tienen un índice de mortalidad menor. Se le conoce también por el método canguro.

Es más cómodo para los padres a la hora de realizar sus tareas habituales, tanto en casa como fuera de ella (muchas veces también debido a las trabas arquitectónicas que impiden desplazarse con el cochecito).

El balanceo y la estimulación del movimiento incrementa su desarrollo neuronal. El sistema vestibular es el responsable del equilibrio y de que, por ejemplo, podamos mantener la vista fija mientras andamos o saltamos. Es muy sensible en el recién nacido ya que como feto estaba constantemente en movimiento, y estimularlo se considera como una de las mejores maneras de calmar a un bebé.

El bebé se siente querido, seguro y confiado.

Cuando el adulto habla con otros adultos, el bebé puede formar parte de la conversación, incrementando sus oportunidades de socialización y aprendiendo a escuchar. El bebé esta más involucrado en el mundo que le rodea. La proximidad con su portador aumenta la interacción con él y con los demás porque participa en aquello que están haciendo sus padres, ayudándole a fomentar su autoestima.

Utilizar una bandolera, hace que el amamantar sea muy sencillo y discreto.

Al perder menos energía llorando para solicitar sus necesidades ni calmarse solo, puede
invertirla en aprender de su entorno y mejorar su desarrollo. Con la bandolera puede elegir si mirar a su porteador o a cualquier lugar en unos 180 grados. Así, la habilidad de elegir mejora su aprendizaje.

Como la vida del bebé es mucho más rica si es llevado por sus padres, sus conexiones neuronales serán más precisas y adaptadas al entorno que experimenta. Situaciones que podrían parecerle peligrosas si estuviera solo en su cuna, dejan de serlo si nota que su porteador está tranquilo o si éste le calma inmediatamente.

La depresión post parto se detecta mucho menos en madres que llevan a sus hijos. La frecuente estimulación hormonal que llevar al bebé causa, permite que la madre tenga un nivel alto y constante de hormonas que la tranquilizan.

Si, a pesar de llevar a tu bebe, éste llora mucho, no creas que has fallado como madre, piensa que tal vez lloraría más si no lo llevaras. Su comportamiento puede deberse más a su temperamento que a lo que tú puedas hacer.

El llevar a tu bebé hace que tu manera de pensar este más centrada en el que no en ti misma. Al conocer mejor a tu hijo estás más segura de tus decisiones. Sabes que no necesitas del último modelo de cochecito ni del aparato más sofisticado para conocer o calmar a tu bebé. Necesitas pocos juguetes que le estimulen porque su vida a tu lado ya le ofrece muchas y variadas experiencias.

Inconvenientes

Puede costar unos días acostumbrarse a usar una bandolera.

Es posible que se necesite más de una, según el tamaño del bebé y el de la persona que la lleve.

No es aconsejable para distancias muy largas, sobre todo si el peso del bebé es elevado en comparación con el portador.

Instrucciones de uso de una bandolera

Paso 1
Para cualquier posición, asegúrate de que la parte de la bandolera que se apoya en el hombro esté bien colocada. Puedes doblar toda la tela, o bien extenderla para que cubra el hombro y la parte superior de tu brazo, con lo que aumentarás la superfície sobre la que se reparte el peso. En el caso de que el bebé pese un poco, su carga será mucho más cómoda.

Paso 2
Una vez que la tela está estable y se mantiene sobre tu hombro, cruza por la espalda el extremo inferior de la tela con la ayuda de tu mano izquierda, mientras que la derecha retiene las anillas. La tela debe cruzar tu espalda y girar a la altura de tu cintura aproximadamente. Siempre que lleves a tu bebé, asegúrate de que las anillas estén sólo un poco más abajo del hombro. Más arriba se te clavarían y, más abajo, los pliegues de la tela que hay en el hombro para que el peso sea más mullido no tendrían efecto. Acaba siempre recolocándo la tela al final para que las anillas estén en su lugar y así evitar un posible dolor de espalda u hombros. Asimismo, procura que la tela no se desplace demasiado hacia el cuello y se reparta más hacia el brazo, con lo que prevendrás una tortícolis.

Paso 3
Coge un extremo de la tela con cada mano, y pliégala hasta que veas que el pliegue pasará por las argollas sin dificultad.

Paso 4
Inserta el extremo de la tela plegada por las dos argollas. La tela debe introducirse por la cara de las argollas que toca tu cuerpo, como muestra la figura. Procura que la tela no se tuerza. Luego, separa un poco las argollas, pasa la tela por encima de la argolla superior e insértala en la inferior, de manera que se forme un bucle. Deja un par de palmos de cola.

Paso 5
Para la mayoría de posturas en que colocar a bebés de aproximadamente 6 meses o más, lo mejor es situar su barriga sobre tu hombro derecho. Sujétalo bien por debajo del culete con tu mano derecha, y con la izquierda sitúa sus pies por debajo de la bandolera.

Paso 6
Continúa aguantando el peso del bebé con tu mano derecha bajo el culete, mientras lo vas recolocando en la posición elegida. Ajusta tirando de la cola de la tela, tanto como necesites por cada lado, y ¡¡a pasear!!

Puedes aprovechar la cola que sobra para sujetar la pierna del bebé que va delante tuyo, de manera que no te moleste al andar. Si hace aire puedes tapar su cabecita, o incluso ¡¡jugar a que se esconde !!

Posición cara a cara
Otra posición consiste en tener al bebé frente tuyo, barriga con barriga. Es apropiada desde recién nacidos hasta niños mayorcitos, aunque por peso resulta preferible la descrita anteriormente, dado que la cadera ayuda a soportarlo mejor. Las instrucciones son las mismas, pero en lugar de situar el culete en la cadera, lo pones justo delante de tu barriga. Para recién nacidos, la tela puede llegar a cubrir su cabeza. Ajusta bien los dos extremos de la tela para sujetarlo bien. Recuerda que tiene que ir pegado a ti, no colgado.

En la espalda
A partir de un año de vida, también puedes llevar a tu bebé en la espalda. Sigue los mismos pasos descritos anteriormente, e inclinando un poco la espalda, trasládalo poco a poco hacia atrás, manteniendo siempre las anillas justo debajo de tu hombro. Asegúrate de que el culete está bien sujeto por la tela y tensa bien fuerte por el extremo de más a la izquierda (que corresponde al inferior).

Tumbado
La postura más cómoda para amamantar o dormir es la de tumbado. Sirve desde recién nacidos hasta mayorcitos. La cabeza del bebé se sitúa en la parte abierta de la bandolera (el lado derecho). Cuando pongas al bebé, coloca su culito cerca de tu cadera. Si crees que su cabeza no está bien puesta tras ajustar la tela sobrante, mueve al bebé más hacia el centro (puede que entones los pies sobresalgan). Cuanto más derecho lo vayas poniendo, más se aproximará a la postura barriga con barriga.

Sobre Gi

Soy Gisela, treintañera, argentina, madre de dos loquitas preciosas de 7 y 13 años y recientemente de Baby Oliver. Lo mío es cada unos años :P Mi día está lleno de webs, blogs, social media, cosas bonitas, juegos y manualidades. Intento aprender fotografía, me gusta la cocina, la repostería y me pierde comer chocolate. Me gusta la ropa pero no la moda, me gustan las series pero no la TV, me gustan los bolis pero no escribo nunca, y me pierden los libros pero no tengo tiempo para leer tantos como compro. Autodidacta, hablo mucho, odio usar tacones a pesar de ser bajita, me gusta llevar moños y a veces pintarme las uñas de rojo.

15 comentarios en “Llevar a tu bebé

  1. hola me gustaria saber si hay algun libro que te explique como usar el rebozo en la etapa maternal, como amarrarlos y como es la mejor manera para ti como para el bebe

  2. hola solo escribo para decirte k mejico se escribe con “X” asi MEXICO para la otra ehhhh y arriba el norte y el k no k se fije en el mapa 😛

  3. Hola:
    Quiero dar a conocer mi caso. Tengo un bebito de casi 8 meses, desde que nació que traté de cargarlo cada vez que podía y muchas personas me dijeron que él se acostumbraría siempre a mis brazos, que lo único que haría sería malcriarlo… Bueno, ahora que ya está gateando mi bebito lo que menos quiere es estar en mis brazos, sucedió todo lo contrario y aparte que está muy estimulado porque también estoy hablándole con señas.

  4. quiero decirles que los articulos que proporcionan me parecen estupendos y que me han ayudado a aclarar muchas dudas que tenia respecto a mi bebe de siete meses y a todo lo que nos dice la gente en cuanto vamos a malcriar a nuestro bebe y es todo lo contrario los felicito y muchas gracias

  5. Es bueno saber que existe personas preocupadas por el correcto desarrollo del bebe . Ayuda saber acerca del desallo mental y que es incompleto al nacer. Desearía saber aerca de las bandoleras donde puedo adquirirlas o como puedo fabricar una casera. Además me gustaría saber que es lo que produce el dolor agudo en un bebe en desarrollo (a nivel cerebral y comportamiento )al aplicarles las vacunas preventivas , como la del rotavirus que ha dejado muy sensible a mi hija de su estomaguito.

  6. Hola creo k es muy cierto este articulo, cuando mi hijo nacio me hicieron cesarea y por 2 o 3 semanas no podia cargar a mi hijo y me dio depresion de no poder cargarlo en cuanto me recupere no lo bajaba de mis brazos y cuando se hizo mas pesado compre tela para rebozo y me hice uno hasta la fecha anda mi bebe en el rebozo cuando no kiere caminar y eso k ya casi tiene 2 años y tenemos una hermosa conexion mi hijo y yo y como me ha acompañado asi en todo este tiempo sabe ya muchas cosas porque a estado presente en todo y no es cierto k se malcrian al contrario como dice el articulo se vuelven muy seguros todo mundo k conoce a mi hijo dicen k es muy maduro y vivo para su edad participa en todas las platicas a pesar de que aun su lenguaje no es xtenso.

    saludos

  7. hola soy de cartagena me gustaria saber donde comprar una bandolera y quiero preguntar alas personas que ya han utilizado este metodo que cuando salen con sus bebes a hacer cosas ¿como llevan todo lo necesario en caso de que haya q cambiarlos,el bolso de la madre o las cosas que necesitas para salir en ese momento?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *