Niños zurdos

Los padres y los profesores del niño zurdo pueden colaborar en gran medida para que le sea mas fácil desenvolverse en un mundo pensado y diseñado para diestros.

La mano izquierda atada a la silla era el “pedagógico” sistema que se utilizaba antiguamente en las escuelas para evitar que los zurdos escribieran con su mano fuerte, la izquierda. Hoy en día la lateralidad está aceptada como algo normal y no un signo de torpeza.

Durante los dos o tres primeros años de vida muchos niños son ambidiestros, y es normal que en actividades cotidianas usen ambas manos indistintamente. Otros, en cambio, manifiestan desde muy pequeños su preferencia lateral. En general, se puede decir que la lateralización aparece entre los 3 y los 6 años.

Los zurdos suman el 10% de la población y ven el mundo desde otra posición. Actividades que para los niños diestros no suponen un esfuerzo especial como cortar siguiendo una línea de puntos o aprender a escribir, tienen un grado de dificultad añadida para los zurdos.

Estos pequeños problemas cotidianos pueden generar frustración, ansiedad o incluso falta de confianza en los niños, cuando por su edad no son capaces de reconocer la verdadera causa de su torpeza. Por eso, el niño zurdo necesita ante todo tolerancia y paciencia por parte de sus padres y profesores, no basta con dejar que se la arregle solo con su mano izquierda, hay que enseñarle a desenvolverse como zurdo.

La manera más sencilla de comprobar si un niño es zurdo o diestro es dedicando tiempo a observar como evoluciona su preferencia manual, viendo qué mano, pie u ojo utiliza cuando realiza de forma espontánea acciones como sujetar un biberón o un chupete, pintar con los dedos, mirar por un calidoscopio o por otro objeto, limpiar una superficie con un trapo, cepillarse los dientes, peinarse, llevar un vaso lleno de agua, saltar sobre un pie…

Consejos para educar a un niño zurdo

No obligar a cambiar la mano. Si el niño zurdo es obligado a utilizar la mano derecha, implica que use la mano más débil y menos hábil para realizar sus tareas, esto lo hará torpe, inefectivo y lo agotará innecesariamente haciendo que el aprendizaje sea más dificultoso y frustrante.

Forzar la lateralidad de una persona (“zurdo contrariado”) conlleva muchos problemas, así lo apunta Jane M. Healey, neuropsicóloga infantil y autora del libro El niño zurdo: “cambiar las preferencias laterales del niño puede conllevar desventajas, como dificultades para distinguir la derecha de la izquierda, trastornos en la escritura, dislexia e incluso tartamudez”.

Guiarles como un espejo. Si la madre o el padre es diestro, la mejor manera de ayudar a un niño a aprender a realizar actividades sencillas, como abrocharse los cordones de los zapatos, o utilizar un tenedor, es sentarse frente a él e ir guiándolo como si fuera la imagen ante un espejo, de este modo podrá imitarlo con más facilidad.

Trabajar en clase. Los maestros deben de informarse desde un principio si hay niños zurdos en el grupo, prestarles atención y procurar que usen las herramientas adecuadas.

* Sentarlos al lado izquierdo de los pupitres dobles o junto a otro niño zurdo para evitar que su codo choque con el del compañero diestro.
* Sentarlos al lado derecho de la clase en relación a la pizarra, con el fin de que vean la escritura del maestro desde el mismo ángulo que ellos miran su escritura sobre el papel.
* Colocar el papel o cartulina en el lado izquierdo de la mesa de trabajo e inclinarlo hacia la derecha.
* Ubicarse al lado izquierdo del niño para darle las instrucciones.
* Enseñarles a tomar el lápiz en la misma forma que lo hacen los diestros con el fin de evitar que adopten la posición de la mano “en gancho”, típica de los niños zurdos.

Herramientas para niños zurdos

Para un niño zurdo trabajar con una herramienta para diestros causará frustración por la incomodidad que esto supone. Hoy en día existen algunas herramientas que se han hecho especialmente para la mano izquierda que facilitan a los zurdos su actividad cotidiana.

* Tijeras: tienen los filos invertidos, de tal manera que el izquierdo queda siempre por encima del derecho. De esta forma, se facilita la tarea de cortar en línea recta.
* Sacapuntas: tiene la cuchilla al revés. El lápiz se coge con la mano izquierda y gira en el sentido natural del zurdo, contrario a las agujas del reloj.
* Reglas invertidas (de derecha a izquierda) para no entorpecer la lectura con la mano.
* Cuadernos: la espiral está a la izquierda y se puede abrir al revés. Permite, además de facilitar la escritura sin tropezar con la espiral, corregir la postura del cuaderno y la de la mano al escribir (algunos niños zurdos tienden a escribir con la mano torcida hacia dentro).
* Libros para colorear: se abre al revés y tiene dibujos con referencias al niño zurdo.
* Teclado: las teclas para el cálculo y las flechas de desplazamiento están a la izquierda.

Fuente: periodistadigital.com

, , , , , ,

3 Respuestas a Niños zurdos

  1. Ander 29 octubre, 2007 at 21:22 #

    Hola, tengo una duda… ¿Qué pasa con un niño que desde muy pequeño mostró predilección por la mano izquierda incluso para escribir y hace unos días (con casi cinco años) ha decidido que quiere usar la derecha para escribir y lo hace incluso mejor que con la izquierda.? Estaríamos hablando de zurdos contrariados?
    Espero respuesta. Gracias.

  2. diana bornios habana 24 septiembre, 2008 at 0:51 #

    hola existe algun lapiz especial para zurdos y los materiales que arriba menciona soy maestra de preescolar y tengo niños on este problema gracias.

  3. adriana 24 febrero, 2011 at 5:22 #

    poner ejercicios de muestra para poder enseñar a los niños para que ellos puedan tener una mejor capasitasion

Deja un comentario