Walking epidural

Introducción

Se denomina Walking Epidural (WE) a la técnica analgésica que permite a la embarazada levantarse o caminar, sentarse en una silla, manteniendo su movilidad durante la primera fase del parto, al mismo tiempo que mantenemos una buena calidad analgésica. Los efectos sobre el parto de esta posición serían: mayor satisfacción, menor dolor, partos más cortos, mejores índices de frecuencia cardíaca fetal y menor dificultad en la expulsión. Conllevaría unas desventajas, que serían: temor a una posible consecuencia médico-legal ocasionada por una caída de la embarazada inducida por la hipotensión, aturdimiento, pérdida de la capacidad motora y disminución de la sensibilidad propioceptiva de los miembros inferiores.

Para la realización de esta técnica se necesita una embarazada colaboradora e informada, una asistencia continuada por parte de la matrona y un anestesiólogo. Además, en muchas ocasiones se necesitará la presencia de un adulto para la deambulación precoz, así como cuando desee levantarse de la cama, caminar hacia el lavabo más cercano y poder adoptar la posición mejor dentro de su elección. Necesitaría, asimismo, un espacio físico adecuado para realizar dicha técnica y zona preparada para la deambulación precoz, controlada con una buena monitorización materno y/o fetal.

Monitorización

Materna: Se necesitará controlar la frecuencia cardíaca, frecuencia respiratoria, presión arterial, pulsioximetría, así como la dinámica uterina mediante el cardiotocógrafo externo. Para controlar la deambulación precoz es necesario que exista ausencia total del bloqueo motor de los miembros inferiores, según la valoración de Bromage (0), comprobando la flexión de las rodillas materna y la conservación de la posición erecta sin pérdida de equilibrio. Controlaremos si conserva la sensibilidad propioceptiva (sentido de posición, equilibrio y coordinación motora). Mantenimiento intacto de la función motora de la musculatura abdominal y pélvica, que nos ayudará para el parto.

Fetal: Se controlará la frecuencia cardíaca fetal, que se hará por telemetría, igual que esté deambulando o en sedestación la embarazada.

Método

Actualmente se emplean dos técnicas, que se definen como la WE:

1. La analgesia epidural a bajas dosis (AEBD). Para esta técnica se suele utilizar bupivacaína o ropivacaína al 0,1%, entre 10 y 15 ml, y en algunos casos se agrega fentanilo 1 µg/ml, y en otros casos no.

2. Combinada subaracnoidea-epidural (CSE). Los fármacos empleados con más frecuencia son la bupivacaína 2,5 µg junto con 25 µg de fentanilo por vía intradural, y para la vía epidural se administran las mismas dosis y los mismos fármacos anteriormente citados para la vía epidural.

Contraindicaciones

Siempre que exista patología materna y alteración del ritmo fetal, es una contraindicación de esta técnica, al igual que la administración de opiáceos en las horas previas a la instauración de esta técnica sería también una contraindicación. Si existe en el historial de la embarazada un antecedente de cesárea anterior, se debería valorar la instauración de esta técnica.

Efectos secundarios

Los más frecuentes son los asociados al uso de opiáceos intradurales, y son el prurito y la somnolencia. El primero se alivia con la administración de naloxona u ondasentrón a dosis muy bajas, pero la somnolencia nos puede dificultar la deambulación. La hipotensión es un efecto secundario que normalmente con una buena hidratación y vasopresores (efedrina) se suele solucionar.

Ventajas

Si valoramos la CSE, nos ofrece un efecto de instauración más rápido, una buena eficacia analgésica con mínima toxicidad del bloqueo espinal combinado, con la posibilidad de mejorar un bloqueo inadecuado o prolongar la duración de la anestesia con suplementos epidurales, y extendiendo la analgesia a la duración y técnica que se necesite. En los partos por vía vaginal como en las cesáreas, la CSE puede ser usada como una técnica secuencial, con el propósito deliberado de lograr un bloqueo espinal bajo. Bajas dosis combinadas de un anestésico local con un opiáceo proporciona un bloqueo muy selectivo no motor, que permite a la parturienta deambular durante el parto. Una actividad motora voluntaria significativa, incluyendo el andar, sólo será posible si las funciones motoras dorsales están intactas. Los beneficios de la WE respecto a los riesgos afirman que hablamos de una técnica que es segura tanto para el feto como para la madre.

Inconvenientes

Estas técnicas no son inocuas y se han atribuido problemas propios de las técnicas neuroaxiales y problemas directamente relacionados con el procedimiento: cefalea postpunción, prurito, etc. La unión del uso de opioides intratecales en una CSE analgésica en el trabajo del parto y la presencia de bradicardia fetal severa, también se daría en técnicas epidurales en que se usen un anestésico local más opioide; las causas involucradas en esta respuesta anómala han sido de hiperactividad uterina relacionada con la disminución brusca de la concentración de epinefrina circulante materna, que contribuiría a la mitad o dos terceras partes de la bradicardia fetal, y la otra sería constricción de la arteria uterina mediada por norepinefrina. Por último, la controversia de la dosis de prueba epidural, destacando que cuando un bloqueo subaracnoideo establecido antes de colocar un catéter epidural, una dosis de prueba convencional puede no ser interpretada y podría ser potencialmente peligrosa por aumento del bloqueo subaracnoideo; pero se debe recordar que en analgesia en el parto, el uso de dosis de prueba no está justificada en presencia de soluciones diluidas, y que cada dosis se debe considerar como una nueva dosis de prueba.

Conclusiones

La deambulación per se no interferiría los mecanismos del parto ni su evolución, permitiendo una mayor autonomía y un alto nivel de satisfacción materna. Por otro lado, se ha visto que la analgesia epidural con bajas dosis disminuye el porcentaje de partos vaginales instrumentales, sin comprometer la calidad de la analgesia. Podemos afirmar que los beneficios de la WE en comparación con los riesgos sería una técnica segura tanto para la madre como para el feto.

Bibliografía

BUCKLIN BA, CHESTNUT DH, HAWKINS JL. Intrathecal opioids versus epidural local anestheties for labor analgesia: a meta-analysis. Reg Anesth Pain Med 2002; 27:23-30.

COMPARATIVE OBSTETRIC MOBILE EPIDURAL TRIAL (COMET) STUDY GROUP UK. Effect of low dose mobile versus traditional epidural techniques on made of delivery: A randomized controlled trial. The Lancet 2001; 358:19-23.

BROWNRIDGE P. Epidural and subarachnoid analgesia for elective cesaream section. Anaesthesia 1981; 36:70.

COLLINS RE, BAXANDALL ML, SRIKANTHARAJAH ID, ET AL. Combined spinal epidural (CSE) analgesia techniquue and outcome of 300 mothers. Int J Obstret An 1994; 3:75-81.

RAWAL N. Combined spinal-epidural anaesthesia. En Van Zundert & Ostheimer (eds). “Pain Relief and Anesthesia in obstetrics”. Nueva York: Churchill Livingstone 1996; 413-26.

EISENACH JC, WEIKOPF RB. Combined Spinal-Epidural analgesia in Obstetrics. Anesthesiology 1999; 91:299-302.

AMERICAN SOCIETY OF ANESTHESIOLOGISTS TASK FORCE ON OBSTETRICAL ANESTHESIA. Practice guidelines for obstetrical anesthesia. Anesthesiology 1999; 90:600-611.

Autor/es: Dr. Modesto García Escobar |

Presentado en : VII Reunión de la sociedad del Dolor (valencia 2004)

Sobre Gi

Soy Gisela, treintañera, argentina, madre de dos loquitas preciosas de 7 y 13 años y recientemente de Baby Oliver. Lo mío es cada unos años :P Mi día está lleno de webs, blogs, social media, cosas bonitas, juegos y manualidades. Intento aprender fotografía, me gusta la cocina, la repostería y me pierde comer chocolate. Me gusta la ropa pero no la moda, me gustan las series pero no la TV, me gustan los bolis pero no escribo nunca, y me pierden los libros pero no tengo tiempo para leer tantos como compro. Autodidacta, hablo mucho, odio usar tacones a pesar de ser bajita, me gusta llevar moños y a veces pintarme las uñas de rojo.

Un comentario a “Walking epidural

  1. Hola!
    Soy Ximena, quería comentar sobre el tema de la epidural, que a mi me parece que lo correcto sería que se lo aplicaran a todas las madres al momento de comenzar con las contracciones de trabajo de parto, ya que por lo menos yo no tuve una experiencia linda en ese tramo. Mi parto no fue doloroso para nada, pero no puedo decir lo mismo del trabajo de parto.
    Yo creo que deben aplicarselo a todas para que puedan disfrutar a pleno de lo que estan viviendo, que es la llegada de un ser tan esperado que fue desarrollandose en la pancita de su mamá.
    Así todas las madres lo pueden recordar siempre como un momento hermoso y no quedar con ese típico pensamiento “nunca más tengo hijos”.
    Creo que debería ser así, y obviamente para que la madre no sufra tanto y pueda llegar a desgarrarse, que sea un dolor lindo, no feo.
    Creo que debería ser así; espero no estar equivocada, pero la mayoría de las mujeres opinan como yo.
    Gracias por enviarme siempre de modo constante info.
    Xime

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *